TV

Trump aborda con su círculo más cercano las negociaciones con los talibanes

En la imagen, el presidente estadounidense, Donald Trump (d), y el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo (i). EFE/Oliver Contreras/Archivo 	   En la imagen, el presidente estadounidense, Donald Trump (d), y el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo (i). EFE/Oliver Contreras/Archivo

El presidente de EE.UU., Donald Trump, mantuvo este viernes una reunión con sus colaboradores más cercanos para hablar sobre las negociaciones con los talibanes, que podrían derivar en una inminente salida de tropas estadounidenses de Afganistán.

Además de Trump, de la reunión participaron el vicepresidente de EE.UU., Mike Pence; el secretario de Estado, Mike Pompeo; el jefe del Pentágono, Mark Esper; el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Bolton, y el enviado especial de EE.UU. para Afganistán, Zalmay Khalilzad, informó el Departamento de Estado.

También participaron del encuentro, que tuvo lugar en el club de golf de Trump en Bedminster, Nueva Jersey, el presidente del Estado Mayor Conjunto de EE.UU., Joseph Dunford, y la directora de la CIA; Gina Haspel. "Estamos trabajando diligentemente en el camino a seguir en Afganistán", apuntó el comunicado del Gobierno.

"Seguimos comprometidos en lograr un acuerdo de paz integral, que incluya una reducción de la violencia y un alto el fuego, garantizando que el suelo afgano nunca más se use para amenazar a Estados Unidos o sus aliados", añadió.

Las conversaciones con los talibanes que tienen lugar en Doha y lidera Khalilzad por parte de EE.UU. podrían derivar en un acuerdo inminente que incluya la reducción de 14.000 a 9.000 militares estadounidenses en Afganistán, uno de los objetivos de Trump desde su llegada al poder.

Según se ha informado, a cambio, los talibanes se comprometerán a no colaborar con Al Qaeda y a evitar que este grupo terrorista use las zonas bajo control talibán para financiarse, reclutar combatientes, entrenarlos o planear operaciones.

También deberán comprometerse a iniciar una negociación de paz con el Gobierno de Ashraf Ghani, a lo que se han negado hasta la fecha, unas conversaciones que presumiblemente acogería Oslo. Si esas negociaciones llegaran a buen puerto, podrían implicar una entrada al Gobierno de los talibanes y una salida aún mayor de tropas estadounidenses. Trump, de hecho, aspira a dejar en Afganistán solo un pequeño contingente dedicado a la lucha antiterrorista.