Biden pide "aprovechar" la ocasión para controlar las armas o será un fracaso moral

En la imagen, el exvicepresidente de Estados Unidos y candidato a la nominación demócrata para la Casa Blanca, Joe Biden. EFE/Tannen Maury/Archivo 	   En la imagen, el exvicepresidente de Estados Unidos y candidato a la nominación demócrata para la Casa Blanca, Joe Biden. EFE/Tannen Maury/Archivo

El exvicepresidente de Estados Unidos y candidato a la nominación demócrata para la Casa Blanca, Joe Biden, aseguró este lunes que fortalecer las leyes para el control de armas de fuego es un asunto "moral", que se ha probado que funciona, y se comprometió con este fin de resultar electo.

"Si no hacemos algo para aprovechar este momento, no sólo será un fracaso político, Será uno moral. Significará que aceptamos la próxima inevitable tragedia...", señaló en un artículo de opinión publicado este lunes en The New York Times, tras las matanzas ocurridas a principios de agosto, en Texas con 22 víctimas y otras 10 en Ohio, en un periodo de trece horas.

"Hay mucho que podemos hacer: pasos prácticos y sensibles que atraen un amplio apoyo popular. Pero sólo veremos tiroteos más y más mortales si continuamos esquivando el problema central de las armas de asalto no reguladas y cargadores de alta capacidad en nuestras comunidades", afirmó.

Biden, vicepresidente en la Administración del presidente Barack Obama (2009-2017), afirmó que legislación para prohibir las armas de asalto, como la que se aprobó en 1994, son necesarias y han demostrado ser efectivas porque disminuyeron los tiroteos y muertes en el país.

Se refirió a la Prohibición de Armas de Asalto, impulsada por Biden, entonces senador por Delaware, y su homóloga por California Dianne Feinstein, que estuvo vigente entre el 1994 y el 2004, y que restringía la "fabricación, transferencia y posesión" de ciertas armas semiautomáticas, así como los cargadores de gran capacidad.

Fue aprobada durante la presidencia del también demócrata Bill Clinton (1993-2001) tras varias masacres perpetradas con armas automáticas en los años anteriores y durante la década de su vigencia no estuvo exenta de retos judiciales. Biden recordó que luchó para extender la prohibición en el 2004 pero, afirmó, los republicanos dejaron morir la legislación alegando que no era eficaz.

Desde entonces, señala en su columna, muchos departamentos de policías han reportado un incremento de criminales usando armas de asalto y que múltiples análisis de datos sobre tiroteos masivos han provisto evidencia de que, entre el 1994 y el 2004, hubo menos tiroteos, menos muertes y menos familias "innecesariamente destruidas".

"Tenemos un gran problema con las armas. Las armas de asalto de estilo militar diseñadas para disparar rápidamente son una amenaza para nuestra seguridad nacional", sostuvo el aspirante demócrata. Biden consideró que "cualquiera que pretenda que no hay nada que podamos hacer está mintiendo y mantener ese punto de vista debería descalificar a cualquiera que busque liderar nuestro país".

El demócrata recordó que la Prohibición de Armas de Asalto fue la última legislación significativa que se pudo convertir en ley "antes de que la Asociación Nacional del Rifle (NRA, por siglas en inglés) y los fabricantes de armas pusieran a los republicanos a la cabeza" de EE.UU.

"Tenemos que sacar las armas de guerra de nuestras calles", afirmó para citar que el 70 % de los estadounidenses apoyan la prohibición de las armas de asalto, incluyendo el 54 % de los republicanos. Asimismo, aseguró que, de ser electo a la presidencia, volverá a aprobar una ley más fuerte para la prohibición de armas de asalto en EE.UU. y para evitar que los fabricantes evadan la ley haciendo pequeñas modificaciones a sus productos, entre otras medidas.