Madrid presentará un plan de medidas anticontaminación a la Comisión Europea

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha anunciado hoy que el Ayuntamiento ha comunicado a la Comisión Europea (CE) que prepara un plan de medidas anticontaminación que le hará llegar en septiembre./EFE El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha anunciado hoy que el Ayuntamiento ha comunicado a la Comisión Europea (CE) que prepara un plan de medidas anticontaminación que le hará llegar en septiembre./EFE

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha anunciado hoy que el Ayuntamiento ha comunicado a la Comisión Europea (CE) que prepara un plan de medidas anticontaminación que le hará llegar en septiembre.

En un acto en el Colegio CEIP Pasamonte, Almeida ha dicho que el Consistorio maneja este "horizonte temporal" y ha pedido un tiempo "mínimo necesario pero imprescindible" para tener un conjunto de medidas que convenzan a la Unión Europea y sea eficaz.

"No llevamos 40 días en el cargo y se nos esta pidiendo lo que no ha hecho el anterior equipo de Gobierno en cuatro años", ha señalado el alcalde, que ha añadido que desde la izquierda "están muy nerviosos" y no quieren "dar la cara y asumir su fracaso".

Almeida ha señalado que la Comisión Europea ha advertido del incumplimiento "casi total y absoluto" de esas medidas y, ha considerado, la institución ha dicho "basta ya a los engaños del Gobierno anterior".

"Espero que al final de nuestro mandato no recibamos una carta del Comisario recriminándonos la falta de actuaciones en materia de calidad del aire y sí felicitándonos", ha apostillado.

El edil ha manifestado su "colaboración total y absoluta" con el Gobierno de la nación respecto al procedimiento que se ha abierto y se ha mostrado esperanzado de que finalmente la Comisión no acabe demandado a España "por culpa" de la ciudad de Madrid.

La Comisión Europea (CE) decidió llevar este jueves a España ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) por incumplir la normativa de calidad del aire en Madrid, Barcelona y Vallès-Baix Llobregat, donde los niveles de dióxido de nitrógeno (NO2) exceden los límites que exige la ley comunitaria.