Denuncian a la ONU el "grave deterioro" de la libertad de expresión en España

El rapero Josep Miquel Arenas, conocido como Valtònyc, condenado a tres años y medio de prisión por el contenido de sus canciones. EFE/José Villalgordo/Archivo 	   El rapero Josep Miquel Arenas, conocido como Valtònyc, condenado a tres años y medio de prisión por el contenido de sus canciones. EFE/José Villalgordo/Archivo

La Plataforma de Defensa de la Libertad de Expresión (PDLI) ha presentado ante Naciones Unidas un informe conjunto firmado por otras entidades que refleja el "grave deterioro" que ha registrado el derecho a la libertad de expresión en los últimos años en España.

El informe, suscrito también por la Federación de Sindicatos de Periodistas, Access info Europe, Grupo de Estudios de Política Criminal y el grupo Regulación jurídica y participación del ciudadano digital de la Universidad Complutense de Madrid, se ha presentado en el marco del "Examen Periódico Universal", que evalúa la situación de los derechos humanos en un determinado país.

En el informe se recogen los efectos de las llamadas "leyes mordaza" (como las sentencias contra tuiteros o artistas por enaltecimiento del terrorismo), la interpretación "expansiva" de los delitos de odio o las multas a periodistas por la Ley de Seguridad Ciudadana, ha informado la PDLI en un comunicado.

También se señalan las limitaciones que aún existen para el pleno derecho al acceso a la información y transparencia pública. Para documentarlo, el informe recoge casos recientes en los que figuras delictivas como el enaltecimiento del terrorismo, las injurias a la Corona o las ofensas a los sentimientos religiosos (que la PDLI pide derogar o modificar) han servido para criminalizar expresiones u opiniones.

Así, se mencionan los juicios contra los raperos Valtonyc, condenado por el Tribunal Supremo a tres años y medio de prisión por el contenido de sus canciones, o Pablo Hasel, condenado por alabar en Twitter a ETA y a los Grapo, así como el humorista Dani Mateos que fue imputado por sonarse la nariz con la bandera de España en una escena del programa "El Intermedio" de La Sexta.