TV

El portavoz laborista del "brexit" exige un voto para confirmar un acuerdo

El portavoz laborista para la salida de la Unión Europea, Keir Starmer, llega a una reunión en Londres (Reino Unido). EFE/Archivo El portavoz laborista para la salida de la Unión Europea, Keir Starmer, llega a una reunión en Londres (Reino Unido). EFE/Archivo

El portavoz laborista del "brexit", Keir Starmer, ha considerado que un acuerdo entre su partido y el Gobierno sobre la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE) debe ser sometido a un voto de la población para su confirmación, de lo contrario es poco probable que sea aprobado por el Parlamento.

En unas declaraciones al diario "The Guardian" publicadas este lunes, el responsable de las negociaciones del "brexit" con el Ejecutivo conservador de Theresa May consideró que más de cien diputados laboristas pueden votar en contra del eventual pacto.

Las conversaciones entre el Gobierno y el Laborismo continúan hoy para intentar alcanzar un documento del "brexit" que pueda ser respaldado por el Parlamento, después de que el negociado por la primera ministra fuera rechazado tres veces por los diputados.

El líder laborista, Jeremy Corbyn, es presionado por sus propias filas para que se comprometa abiertamente a convocar otro plebiscito, si bien ha indicado que se muestra a favor de respaldarlo si no prospera un acuerdo "sensato" del "brexit".

"Un número significativo de diputados laboristas, probablemente 120, o 150, no apoyarían un acuerdo si éste no tiene un voto para su confirmación", señaló el portavoz laborista del "brexit". "Cualquier acuerdo que venga de este Gobierno deberá estar sujeto a un voto de confirmación", insistió.

El portavoz subrayó que muchos de sus colegas laboristas han "dejado claro que no votarán por un acuerdo si no se incluye en él un voto para ser confirmado (por la población)". El político no ocultó su temor de que el Laborismo pierda el apoyo de los votantes que respaldaron la permanencia del país en la UE (en el referéndum de junio de 2016) cuando vayan a votar el próximo día 23 en los comicios al Parlamento europeo.

También alertó de que en las europeas los votantes puedan dar su papeleta a otros partidos, lo que beneficiaria a formaciones contrarias a la UE como el Partido del Brexit de Nigel Farage. "Si el voto progresista es dividido, entonces todo lo que hace es abrir el camino al partido del Brexit y permitirle que pretenda representar el punto de vista de la mayoría en este país", dijo.

Starmer hizo la advertencia después de que laboristas y conservadores sufrieran un varapalo en las elecciones locales inglesas celebradas a principios de este mes, en las que perdieron numerosos concejales.

El Reino Unido tiene la fecha del 31 de octubre para su salida de la UE, tras verse obligado a solicitar un retraso del "divorcio" -que estaba previsto para el pasado 29 de marzo-, después de que el texto negociado entre Londres y Bruselas durante casi dos años fuese rechazado por la Cámara de los Comunes.

El Laborismo ha criticado al Gobierno por no apartarse ni un ápice de sus líneas rojas (como el rechazo a una unión aduanera) en las actuales conversaciones sobre el "brexit". En tanto, las filas conservadoras de May, las grietas se profundizan por las crecientes voces que piden a la primera ministra que fije una fecha para su retirada del poder.

May ha prometido a sus diputados dimitir pero una vez que se materialice el "brexit" y confía, según los analistas, en que pueda conseguirlo antes del receso de verano de finales de julio.