El debate de la violencia machista llega a Austria, centrado en la migración

  • Escrito por Antonio Sánchez Solís
  • Publicado en Internacional
La ministra de Exteriores austríaca, Karin Kneissl. EFE/Archivo La ministra de Exteriores austríaca, Karin Kneissl. EFE/Archivo

Seis asesinatos de mujeres a manos de hombres en cinco semanas han despertado en Austria un debate a gran escala sobre la violencia machista, un problema que el Gobierno derechista califica de "importado" por los refugiados e inmigrantes.

En un país donde la política no ha hecho de este problema una prioridad y donde la prensa solía calificar como "drama familiar" los crímenes machistas, esta serie de asesinatos han sido profusamente cubiertos por los medios y ha llevado al Gobierno a sacar la bandera de la defensa de las mujeres y proponer medidas.

Algunas ya existían, como un teléfono de emergencia para mujeres maltratadas, y otras habían sido eliminadas recientemente por el propio Gobierno derechista, como mecanismos de coordinación entre diferentes instancias.

También se han anunciado penas más duras para los agresores, programas de formación en los colegios y un estudio más detallado de cada caso, para cubrir la falta de información que existe. Pero, sobre todo, el Ejecutivo formado por el conservador partido ÖVP y el ultranacionalista FPÖ, han desviado el debate, y las culpas, hacia la inmigración.

La migración es el eje central de su programa de gobierno, sobre todo con motivo de la crisis de los refugiados de 2015. "Sin la crisis migratoria de verano de 2015 no tendríamos esta forma de violencia contra las mujeres", ha llegado a asegurar la ministra de Exteriores, Karin Kneissl.

Karoline Edtstadler, secretaria de Estado de Interior, ha señalado incluso que en Austria no existe ningún "patriarcado" y que los austríacos que asesinan a mujeres lo hacen "imitando" a los refugiados que han traído conceptos culturales sin sitio en Austria.

Las asociaciones de mujeres han rechazado ese análisis, insistiendo en que la violencia machista no es nueva en Austria, y acusando al Gobierno de tener políticas de género muy conservadoras. "Nuestra opinión es que el Gobierno está usando esto para vender más populismo y decir que los extranjeros son todos culpables", asegura a Efe Klaudia Frieben, presidenta del una asociación que aglutina a 40 grupos de mujeres.

"La violencia contra la mujer no es una cuestión del color de la piel, sino de la relación de poder" entre hombres y mujeres, dice Frieben, quien acusa al Gobierno de "negar la realidad". Además, las ONG denuncian los recortes de fondos aplicados por el Gobierno derechista a asociaciones de mujeres y programas de lucha contra la violencia machista.

La oposición también acusa al Gobierno de ignorar la raíz del problema cuando propone como solución expulsar a los refugiados que comentan un delito, independientemente de su gravedad. "Es falso decir que la violencia doméstica es un fenómeno importado o que, si no tuviéramos refugiados, no existiría", asegura Alexander Haydn, psicoterapeuta y experto en violencia machista.

Sin embargo, un informe sobre delitos sexuales publicado por encargo del Gobierno en 2018, vincula el aumento de la violencia a la llegada de hombres jóvenes de países árabes. Un total de 43 mujeres fueron asesinadas en Austria el año pasado, frente a 29 hombres, la cifra más alta en los últimos nueve años de los que el Ministerio del Interior ha facilitado datos.

En España, con una población cinco veces mayor, un total de 47 mujeres fueron víctimas de violencia machista en 2018. De los 76 autores de asesinatos identificados en 2018 (tanto de hombres como de mujeres, no hay datos que crucen sexo de la víctima y nacionalidad del agresor), 41 son austríacos y 35 extranjeros.

Los datos oficiales muestran a su vez que los extranjeros, y entre ellos los refugiados, están sobre representados entre los acusados de violación y de acoso sexual. Las denuncias por este último delito subieron un 32 % entre el 2014 y 2017, y las agresiones sexuales violentas, un 2,6 %.

Pero los datos existentes no permiten vincular la llegada de refugiados con los asesinatos de mujeres, ya que las autoridades austríacas no manejan el concepto de "violencia de género" ni registran estos casos de forma separada.

Entre los presuntos agresores de las seis mujeres asesinadas en los que va de año, se cuentan tres austríacos, uno de ellos de origen turco, un macedonio, un español nacido en Etiopía pero criado en Navarra, y un refugiado sirio.

Los únicos puntos en común: todos son hombres y todos (menos el español, que asesinó a su hermana), tenían o habían tenido una relación sentimental con la víctima. De hecho, en el 80 % de los ataques a mujeres en Austria, el agresor tenía o había tenido una relación sentimental con la víctima, confirmando que el hogar, y no la calle, sigue siendo el lugar más peligroso parta las mujeres.

1°C

Madrid

Mayormente nublado

Humedad: 82%

Viento: 11.27 km/h

  • 03 Ene 2019 11°C -3°C
  • 04 Ene 2019 8°C -5°C
Banner 468 x 60 px