La Nobel Murad pide a las mujeres superar el tabú y no callar ante la violencia sexual

La iraquí Nadia Murad. EFE/Archivo La iraquí Nadia Murad. EFE/Archivo

La activista iraquí Nadia Murad, galardonada con el premio Nobel de la Paz, llamó hoy a las mujeres a no callar ante la violencia sexual, a pesar de que este tema sea "tabú" y "una vergüenza" en el mundo árabe, durante una intervención en el Foro de Doha.

"Para mí ha sido muy difícil hablar de estos temas, que son tabúes en nuestras sociedades. Es algo que no se puede erradicar a través de la violencia. Las mujeres no hablan de la violación, es importante superar esta vergüenza, este tabú, hablarlo, denunciar", dijo la antigua esclava sexual del grupo terrorista Estado islámico (EI).

Murad, miembro de la minoría religiosa yazidí, subrayó la importancia de "ser fuerte" y denunciar para obtener justicia, porque los autores de estos crímenes "piensan que las mujeres van a callarse". La joven de 25 años explicó que trabaja junto a la abogada Amal Clooney en el marco de Naciones Unidas para que los responsables de esos crímenes sean "enjuiciados lo más rápidamente posible", puesto que más de 3.000 jóvenes yazidíes siguen secuestradas por el EI.

Murad, cuya madre y seis de sus hermanos fueron asesinados por los yihadistas, instó a la comunidad internacional a que evite que se sigan cometiendo genocidios de la magnitud que perpetró el EI en Irak contra los yazidíes. Cuando el EI invadió en 2014 la comarca de Sinyar, en el noroeste de Irak, asesinó a miles de hombres yazidíes y secuestró a miles de niños y mujeres, que fueron usadas como esclavas sexuales.

"Si la comunidad internacional no obliga a que se enjuicie a los criminales de este genocidio, habrá más, por lo tanto es importante que se condene este genocidio y cambiar estos pensamientos radicales, extremistas, que consideran que las mujeres no tienen ningún valor y las venden como mercancía", afirmó.

La activista afirmó que la comunidad internacional "no previno" el genocidio de los yazidíes y denunció que, a pesar del apoyo recibido por parte de todo el mundo, "se ha hecho muy poco en el terreno". "Desde el genocidio tan solo se ha juzgado a una persona por los crímenes, lo que muestra la negligencia de la comunidad internacional hacia la causa yazidí", aseveró.

La nobel aseguró que el sueño que tiene ahora es volver a su pueblo, Sinyar, y "tener una vida normal", abrir un salón de estética y ayudar a las mujeres a que se maquillen y sean bellas, en lugar de estar hablando de trata y violencia sexual. "Mi sueño es poder volver a mi pueblo y tener una vida normal y abrir un salón de estética en Sinyar.

De hecho, espero que la violencia sexual y la trata sea totalmente erradicada y voy a ayudar a las mujeres a que se maquillen y sean bellas en lugar de estar hablando de estas cosas", comentó.

1°C

Madrid

Mayormente nublado

Humedad: 82%

Viento: 11.27 km/h

  • 03 Ene 2019 11°C -3°C
  • 04 Ene 2019 8°C -5°C
Banner 468 x 60 px