HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

Portugal y el estigma de la mayoría absoluta


  • Escrito por Mar Marín
  • Publicado en Global
(Tiempo de lectura: 2 - 4 minutos)

"Si no hay mayoría absoluta, vamos a tener miniciclos". El líder socialista luso, António Costa, apeló a los votantes para evitar una dinámica de crisis en bucle en Portugal, mientras la oposición recordó que dar carta blanca a un solo partido dejó una pésima herencia en el país.

Costa acaparó el protagonismo del último debate mantenido hoy entre los candidatos -siete de los nueve de partidos con representación parlamentaria por la ausencia del líder de la oposición, Rui Rio, y el ultraderechista André Ventura-.

"Debemos resolver esto de una vez por todas, dar estabilidad y no estar de crisis en crisis", insistió el primer ministro durante el encuentro, transmitido en directo por cadenas de radio y televisión y el último de la treintena de debates organizados antes de las elecciones legislativas del próximo día 30, en las que su partido parte como favorito.

"En lo que toca al Partido Socialista (PS), la crisis política acaba el día 30" porque "hay que concentrarse en la recuperación del país, no se puede perder más tiempo", defendió Costa.

El reclamo socialista, que comenzó con una tímida mención a "mayorías suficientes" y ha terminado con la alusión clara a "absolutas", ha calentado la campaña y ha salpicado incluso al conservador Marcelo Rebelo de Sousa, el presidente de la República, quien, según Costa, no permitiría a su Gobierno "cruzar" los límites.

LIMITE PRESIDENCIAL

"¿Quién puede creer que con un presidente como Macelo Rebelo de Sousa una mayoría del Partido Socialista podría cruzar la línea? No solo por su experiencia como constitucionalista, sino por la confianza que le tienen los portugueses?", dijo hoy Costa.

Rebelo, reelegido para un segundo mandato de cinco años en enero de 2021, es del conservador Partido Social Demócrata (PSD), "una familia política distinta del Partido Socialista", recordó el primer ministro.

Sobre las futuras relaciones entre ambos, en caso de una nueva victoria socialista, Costa no tiene dudas: "Confío en que se mantengan bien, como hasta ahora", aunque el presidente portugués "pondrá límites". Una mayoría absoluta, insiste Costa, no es riesgo.

"Somos un partido de equilibro, de concordia nacional", afirma. "Fui alcalde de Lisboa ocho años, seis con mayoría absoluta, y no por eso dejé de hablar con todos y buscar acuerdos".

RECHAZO A IZQUIERDA Y DERECHA

El reclamo de Costa levanta ampollas entre la oposición. Desde la izquierda, la coordinadora del Bloco de Esquerda (BE), Catarina Martins, habla de los "malos recuerdos" de las mayorías absolutas, mientras el comunista João Oliveira recrimina al PS "encerrarse en lo peor de su tradición".

"Hay peligros relevantes", según Rui Tavares, de Livre, y "no son deseadas por la mayoría de los portuguesas", dice Inês de Sousa, del animalista PAN. En las filas de la derecha, João Cotrim de Figueiredo, de Iniciativa Liberal (IL), carga contra una "toma de control del aparato del Estado" y Francisco Rodrigues dos Santos (CDS-PP) cree que Costa ya excedió "el ámbito de sus poderes".

Rui Rio, el líder del PSD y gran ausente del debate, es tajante: "La mayoría cualificada solo puede ser si el PS y el PSD se entienden" porque "la posibilidad de mayoría absoluta en estas elecciones está muy cerca de cero".

Los últimos sondeos conceden a los socialistas hasta el 40% de votos, unos diez de ventaja sobre el PSD pero lejos de la mayoría absoluta, y proyectan un ascenso de la ultraderecha, con un nivel de indecisos que ronda el 20% ¿Por qué este rechazo frontal a las mayorías absolutas en Portugal?

MALAS EXPERIENCIAS

La respuesta está en las historia reciente del país, con cuatro mayorías absolutas de la derecha (PSD ) y una del PS. Los conservadores gobernaron con la Alianza Democrática (AD) de Francisco Sá Carneiro (1979 y 1980), que murió en un accidente en diciembre de 1980.

Un breve mandato en el que avanzó en un programa de privatizaciones. Cavaco Silva (1985-1995) logró dos mayorías absolutas y del gobierno más largo de la democracia lusa pero dejó el liderazgo del PSD en medio de un clima de conflicto social y escándalos de corrupción, aunque regresó a la política como presidente de la República (2006-2016).

En 2005 llegó el turno del socialista José Sócrates. Cuatro años después ganó por mayoría simple y tuvo que dimitir a mitad de la legislatura. En 2014 fue acusado de fraude fiscal, blanqueo y corrupción y en 2021 la Fiscalía redujo los 31 delitos iniciales a seis en una sorprendente decisión.

Sócrates no escatimó ataques contra sus antiguos compañeros socialistas que la portavoz del PS calificó entonces de "tremenda injusticia" porque "el partido nunca borró la historia y sabe que José Sócrates dio la primera y única mayoría absoluta al PS". Tampoco los portugueses han borrado la gestión de Sócrates de su memoria.

Periodismo riguroso
y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores y lectoras para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider