Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

Chile encara unos históricos comicios constituyentes pendiente de la participación


Centros de votación desinfectados y papeletas listas. Chile se prepara para los históricos comicios de este fin de semana, en los que serán elegidos los 155 ciudadanos que redactarán una nueva Constitución que reemplace a la actual, vigente desde la dictadura militar.

La elección se llevará en paralelo a la de alcaldes, concejales y gobernadores regionales, conformando unos macrocomicios que se desarrollarán a lo largo de dos jornadas, entre el sábado 15 y el domingo 16 de mayo, para tratar de evitar aglomeraciones por la pandemia.

Las constituyentes son unas elecciones totalmente inéditas, pues en 200 años de independencia Chile ha tenido tres Constituciones (1833, 1925 y 1980) pero ninguna redactada por una convención ciudadana elegida en votación popular.

La convención, además, contará con 17 escaños reservados para los pueblos indígenas y estará integrada a partes iguales por hombres y mujeres, algo que es inédito en el mundo y que en unos meses convertirá a Chile en el primer país en tener un texto fundamental escrito en paridad.

"Entre el sábado y el domingo no hay escrutinio. Las urnas se sellarán y serán custodiadas por las fuerzas del orden", dijo el presidente del Servicio Electoral (Servel), Andrés Tagle.

Con un 78,2 % de los votos, Chile decidió en un histórico plebiscito el pasado 25 de octubre reemplazar la actual Constitución, foco de críticas por promover la privatización de servicios básicos y cuya derogación fue uno de los principales reclamos durante la ola de protestas de finales de 2019.

Los partidos de derecha que forman la coalición oficialista "Chile Vamos" acudirán unidos a las elecciones con una lista única, mientras que la oposición de izquierdas no logró ponerse de acuerdo e inscribió varias listas.

También hay mucha presencia de candidatos independientes, como abogados, pensionistas, sindicalistas, feministas o académicas, lo que es una prueba "ineludible" de la desafección hacia los políticos, según expertos.

Más de un año después del estallido, ningún partido ha conseguido capitalizar el descontento social, ni siquiera los parlamentarios juveniles que salieron de las masivas protestas de 2011.

¿PARTICIPACIÓN MAYOR AL 50 %?

Se han publicado pocas encuestas sobre los resultados de los comicios, aunque la clave estará en si los defensores del actual modelo económico conseguirán un tercio de los escaños, cifra imprescindible para influir en la construcción de las nuevas reglas del juego.

"Va haber cierta cantidad de actas escrutadas, probablemente el 20 %, el domingo a las 8 de la noche y sobre las 10 de la noche debería haber una tendencia clara", indicó Tagle en una reunión con corresponsales extranjeros.

La participación, que no ha superado más del 50 % desde que el voto dejó de ser obligatorio en 2012 -a excepción del plebiscito-, es el gran reto del proceso constituyente, concebido para calmar la tensión tras las revueltas de 2019, que dejaron una treintena de muertos y miles de heridos.

"Las elecciones locales siempre han tenido menos participación, pero al agregarle las constituyentes hay mucha expectativa. De verdad que esperamos una participación alta, cerca del 51 %, que fue la del plebiscito", agregó el funcionario.

LAS ELECCIONES EN NÚMEROS

Más de 14,9 millones de chilenos están llamados a las urnas para elegir a los constituyentes pero también a los alcaldes, concejales, gobernadores regionales, un cargo este último que por primera vez se elige en votación, ya que hasta ahora era designado por el presidente.

Entre las cuatro elecciones suman un total 16.730 candidatos, de los que 1.447 se presentan a alcalde, 13.820 a concejal, 90 a gobernador regional y 1.373 a constituyente.

De ellos saldrán los 345 alcaldes, 2.252 concejales, 16 gobernadores y 155 constituyentes que definirán los chilenos con su voto.

Las elecciones, que iban a celebrarse en abril pero fueron aplazadas por la pandemia, se celebran cuando Chile empieza el desconfinamiento tras una virulenta segunda ola y cuando se aproxima a tener el 50 % de la población (cerca de 8 millones de personas) vacunada con ambas dosis.