Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

Le Pen y Mélenchon relanzan su campaña presidencial en el 1 de mayo


 El líder y fundador del movimiento France Insubmissa, Jean-Luc Mélenchon. El líder y fundador del movimiento France Insubmissa, Jean-Luc Mélenchon.

Los líderes franceses de la extrema derecha, Marine Le Pen, y de la izquierda radical, Jean-Luc Mélenchon, aprovecharon este sábado las celebraciones del 1 de mayo para relanzar sus respectivas campañas presidenciales con la vista puesta en los comicios del año próximo.

Le Pen, a quien todos los sondeos auguran que llegará a la segunda vuelta frente al actual presidente, Emmanuel Macron, pronunció un discurso electoral durante el homenaje que tradicionalmente la ultraderecha efectúa cada primero de mayo ante la estatua de Juana de Arco.

"Si Emmanuel Macron, por desgracia para Francia, tuviera un segundo mandato, el caos sería general", aseguró la líder de la Agrupación Nacional, antiguo Frente Nacional.

Preconizó un "saqueo social", una "purga fiscal" exigida por Bruselas y una "venta por piezas de Francia y de las grandes empresas". Frente a eso, Le Pen se presentó con un programa proteccionista y aseguró que buscará la reconciliación de los franceses tras cuatro años de divisiones protagonizadas, a su juicio, por el actual presidente.

Mélenchon, líder del partido radical de izquierdas La Francia Insumisa, participó por su parte en la manifestación obrera del 1 de mayo en Lille, al norte del país, donde aseguró que el año próximo regresará a este acto "como presidente".
Para ello, aseguró, propondrá un programa de unión "de asalariados, trabajadores y la gente más humilde", frente a Macron, a quien acusó de representar el individualismo.

"Deseo que los trabajadores se liberen del miedo al paro, al despido, del miedo al futuro", clamó el diputado que prometió defender "la jornada de 8 horas, la semana de 35 horas y la jubilación a los 60 años".

De esta forma, prometió dar la batalla sobre la reforma de las pensiones que proyecta el Gobierno actual, que quedó en suspenso por la crisis del coronavirus, pero que en la práctica establece un retraso de la edad de jubilación.