Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

Llega a los cines "Otra ronda", un brillante ¿homenaje? al alcohol


  • Escrito por Alicia García de Francisco
  • Publicado en Cine

Avalada por su triunfo en los Premios de Cine Europeo y con dos nominaciones a los Óscar, este viernes se estrena en España "Otra ronda", un filme brillante, protagonizado por cuatro actores en estado de gracia y con el que su director, el danés Thomas Vinterberg, ha querido "rendir homenaje al alcohol".

El alcohol es uno de los elementos esenciales de las celebraciones y al mismo tiempo un peligro creciente por su elevado consumo, especialmente en los jóvenes.

Con esas premisas ha construido una película que quiere ser un canto a la vida pero sin dejar de lado las connotaciones negativas inherentes a este hábito.

La película, que se tenía que haber lanzado en el Festival de Cannes de 2020 que no puso celebrarse, se estrenó finalmente en los certámenes de Toronto y San Sebastián, donde recibió un más que justo reconocimiento en forma de Concha de Plata para sus cuatro protagonistas.

Mads Mikkelsen, Thomas Bo Larsen, Magnus Millang y Lars Ranthe dan todo un recital de interpretación como un grupo de amigos y profesores que deciden incluir una considerable dosis de alcohol en su dieta para estar más relajados en su trabajo, siguiendo la teoría del psicólogo noruego Finn Skårderud, que dice que el hombre nace con un déficit de alcohol en sangre de 0,5.

"Con esta película, queremos examinar y elogiar la capacidad del alcohol para liberar a las personas", asegura Vinterberg en las notas de producción de un filme que despega como comedia pero que va introduciendo muchos elementos en su recorrido que aportan una gran profundidad a la historia y a los personajes.

Es gracias a un guion que funciona como un reloj, obra de Vinterberg y de Tobias Lindholm, que mezcla el experimento alcohólico con un recorrido por la vida de los protagonistas y sus carencias afectivas en una espiral abocada claramente al desastre. Pero la historia no responde en su desarrollo a ningún estereotipo y ni hay finales felices ni dramáticos, si no todo lo contrario.

"Las personas mueren y son destruidas por el consumo excesivo de alcohol (...). Una existencia con alcohol genera vida, pero también mata", agrega el director de títulos como "Celebración" (1998) "La caza" (2012) o "La comuna" (2016).

Por ello la película adopta "un enfoque humorístico y, para algunos, escandaloso de un tema serio", pero también pretende ser "una historia poliédrica que a la vez provoque y entretenga"; "que nos haga pensar, llorar y reír".

"Y, con suerte, -agrega- deje algo para cavilar y para el debate entre un público que vive en un mundo que, cada vez en mayor grado, se rige por la retórica puritana hacia el exterior, pero tiene un consumo de alcohol bastante elevado incluso desde una edad relativamente joven".

Una película que comenzó su rodaje en medio de un profundo drama. Ida, la hija de 19 años de Vinterberg, falleció en un accidente de tráfico cuatro días antes del inicio de una producción que iba a suponer su debut como actriz.

El realizador estuvo a punto de suspender el rodaje pero finalmente decidió mantenerlo y hacer de la película un homenaje a su hija, como reconoció en la presentación en San Sebastián.

Así que comenzó la producción, como estaba previsto, en el mismo instituto en el que su hija había estudiado. Un lugar perfecto para situar ese experimento cuanto menos surrealista por parte de cuatro profesores que por momentos parecen no haber dejado atrás su adolescencia.

La historia se cierra con una espectacular escena en la que Mikkelsen demuestra sus dotes de bailarín -lo fue durante casi diez años antes de decantarse por la interpretación- al son de "What a life", una canción del grupo danés Scarlet Pleasure, que se convierte en el perfecto himno para la película.

Y se sale del cine con la impresión de que "Otra ronda" es la película perfecta para recuperar las ganas de volver a las salas.