Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

La abstención record prevista en Bulgaria por la covid beneficia a Borisov


  • Escrito por Vladislav Punchev
  • Publicado en Global
El primer ministro, el populista Boiko Borisov, en una imagen de archivo. El primer ministro, el populista Boiko Borisov, en una imagen de archivo.

La histórica abstención prevista en las elecciones legislativas del domingo en Bulgaria, que se celebran cuando el país más pobre de la Unión Europea (UE) atraviesa lo peor de la pandemia, beneficia especialmente al primer ministro, el populista Boiko Borisov.

Bulgaria es en estos momentos el cuarto país con mayor mortalidad de la Unión Europea (UE) y el último en vacunación, pero los bares y restaurantes volvieron a reabrir sus terrazas el jueves y se permiten también eventos culturales y actividades de ocio con ciertas limitaciones de aforo.

Pese a que los hospitales tienen el mayor número de pacientes de la pandemia, más de 10.000, de ellos más de 770 en la uci, los analistas coinciden en que las medidas liberales del Gobierno favorecen en las urnas a Borisov, que es el favorito para la victoria.

El motivo: parte de los votantes de la oposición se quedarán en casa. Las encuestas otorgan a la formación conservadora de Borisov, Ciudadanos por el Desarrollo Europeo de Bulgaria (GERB), la victoria en las elecciones del domingo con un 28 % de los votos, hasta ocho puntos por delante del Partido Socialista (BSP).

El GERB, que ha dominado la política búlgara en la última década, se presenta como el partido de la continuidad y el desarrollo, mientras que la oposición le acusa de corrupción y clientelismo.

¿EL FIN DE LA PANDEMIA EN "MAYO O JUNIO"?

Aunque en el país balcánico sólo un 6,2 % de la población ha recibido una dosis de alguna vacuna contra la covid, Borisov sostuvo esta semana en un mensaje de tintes electoralistas en su Facebook que Bulgaria superará la pandemia en "mayo o junio a más tardar".

Desde el inicio de las restricciones el Gobierno ha tratado de apaciguar a los importantes sectores del entretenimiento, el turismo y la hostelería, especialmente vulnerables a los cierres.

Lo sucedido el pasado mes es un buen ejemplo: el Gobierno decidió abrir restaurantes y bares el 1 de marzo tras una campaña de presión de los dueños de negocios. "En ninguna parte del mundo se aplican medidas tan liberales.

En países como Serbia y Hungría hay un confinamiento total mientras en Bulgaria hay una vida absolutamente normal", declaró con orgullo el propio Borisov a mediados de marzo.

Pero esa reapertura no duró mucho: después de que el número de hospitalizados por covid se disparase -de 4.744 a inicios de marzo a 8.660 el día 22-, se volvió a imponer un confinamiento estricto en todo el país a partir del 22 de marzo.

Y aunque los números de contagios y hospitalizaciones siguen en cifras récord, el Gobierno apostó por aliviar las restricciones la misma semana de los comicios.

En Bulgaria, un país de siete millones de habitantes, han muertos hasta ahora más de 13.000 muertos por la covid y tiene una tasa de incidencia de 202 muertos por millón de habitantes en las dos últimas semanas, la cuarta más alta de Europa.

ABSTENCIÓN RÉCORD

Las encuestas prevén que la participación se hundirá hasta alrededor del 40 %, la más baja desde la implantación de la democracia en 1990, lo que castigará a varios pequeños partidos de reciente fundación, y, especialmente a la oposición socialista.

Los socialistas tienen un electorado muy fiel pero mayor, y se prevé que muchos de ellos renuncien a votar por temor a contagiarse.

Nikolay Slatinski, un conocido profesor de seguridad nacional, declara a Efe que la estrategia contra la covid aplicada por el Gobierno carece de lógica y sólo se puede interpretar desde el prisma de la "incompetencia" o el "electoralismo". "Más virus significa menos participación electoral.

Lo que ayudará al GERB mientras que los votantes más fieles de su principal rival, el BSP, que es sobre todo gente de edad avanzada, se asustará y se quedará en casa", resume.

La empresa demoscópica Alpha Research estima que hasta el 20 % del electorado socialistas puede quedarse en casa. "Todo esto significa que la situación con la epidemia favorece al GERB", afirma el politólogo Parvan Simeonov

VACUNACIÓN ERRÁTICA

En Bulgaria, a la cola de Europa en vacunación, también se han dado bandazos en la estrategia de inmunización. El Gobierno culpa de los retrasos a las insuficientes vacunas enviadas, aunque la oposición ha acusado a Borisov de no haber comprado todo el cupo de fármacos que la UE puso a su disposición.

Además, Bulgaria apostó por AstraZeneca porque su cadena de frío es más fácil de gestionar que la de Pfizer/BioNtech, así que los retrasos en las entregas de esa farmacéutica han afectado especialmente al país.

Para acelerar las vacunaciones, Borisov ordenó a mitad de febrero abrir los centros de vacunación a toda la población, aboliendo de facto el plan para inmunizar por grupos de edad.

Esa decisión perjudicó a los más vulnerables -personas mayores y con enfermedades crónicas- que tienen la alternativa de esperar a que su médico de cabecera reciba una de las escasas vacunas o esperar sin turno prioritario las largas colas en los centros a los que se destinan la mayoría de los fármacos.

"La situación con la epidemia en Bulgaria es caótica. Como el estilo de Borisov de gobernar en la última década. Pero en realidad este caos le favorece", concluye Simeonov.