Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

El TJUE: "No puede supeditarse el permiso parental a trabajar cuando nace el niño"


El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) sentenció este jueves que los Estados no pueden supeditar el derecho de los progenitores a disfrutar de un permiso parental a que estos tuviesen trabajo el día del nacimiento o adopción de sus hijos.

No obstante, los países sí pueden exigir que el progenitor haya ocupado un puesto de trabajo sin interrupción durante un periodo de hasta doce meses inmediatamente anterior al comienzo de ese permiso paternal.

El TJUE se pronunció así en relación a un caso luxemburgués en el que se denegó a un progenitor el derecho a un permiso parental para ocuparse de sus gemelos debido a que no ocupaba un puesto de trabajo el día en que estos nacieron.

En su sentencia, el tribunal señala que el derecho a un permiso parental, que tienen hombres y mujeres con motivo del nacimiento o la adopción de un hijo y que puede disfrutarse para cuidar de ellos hasta que cumplen una determinada edad, reviste una "especial importancia".

En este sentido, recuerda que el objetivo de la Directiva europea que salvaguarda este derecho es promover la igualdad entre hombres y mujeres en el mercado laboral y permitir a los trabajadores mejorar la conciliación de la vida profesional, privada y familiar.

Según el TJUE, excluir a los padres que no trabajan en el momento del nacimiento o adopción de su hijo, "equivaldría a limitar el derecho de estos progenitores a disfrutar de un permiso parental en un momento posterior de su vida en el que ejerzan de nuevo un empleo y en el que lo necesitarían para conciliar sus responsabilidades familiares y profesionales".

Por ello, esta medida sería contraria al derecho a un permiso parental.

En cuanto a la exigencia luxemburguesa de haber tenido trabajo de forma continuada en los doce meses inmediatamente anteriores al permiso, el TJUE la considera aceptable puesto que según las normas europeas los Estados pueden supeditar la concesión de estos permisos a un periodo de trabajo o a una antigüedad que no podrá ser superior a un año.

Además, en la medida en que una solicitud de permiso parental tiene por objetivo que el beneficiario suspenda su relación de trabajo, los Estados pueden exigir que el periodo de trabajo previo sea inmediatamente anterior al comienzo del permiso parental.