Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

Sabine Thillaye: "Hay hostilidad entre los franceses para ampliar la UE"


  • Escrito por Antonio Torres del Cerro
  • Publicado en Internacional
La presidenta de la comisión de Asuntos Europeos de la Asamblea Nacional, Sabine Thillaye. La presidenta de la comisión de Asuntos Europeos de la Asamblea Nacional, Sabine Thillaye.

La ampliación de la UE hacia los Balcanes está lejos de convencer a los franceses, asegura a EFE la presidenta de la comisión de Asuntos Europeos de la Asamblea Nacional, Sabine Thillaye, quien percibe "hostilidad" en el país a un nuevo ingreso en el club comunitario.

En una entrevista en su despacho de la Asamblea francesa, Thillaye, diputada por el gubernamental y proeuropeo La República en Marcha (LREM), opina también sobre los desafíos sanitarios que plantea la covid en la UE y acerca de la posibilidad de una Europa federal, entre otros asuntos.

La parlamentaria franco-alemana, de 61 años, ha vivido en primera persona el proceso de integración europea desde que se instaló en Francia con 23 años, a comienzos de los 80.

Y desde 2017, cuando fue elegida diputada por primera vez por una circunscripción del departamento de Indre-et-Loire (centro), esta empresaria que fundó una agencia de comunicación en 1987, ha visto de cerca las dificultades del proyecto europeo.

Hace casi cuatro años preside la comisión parlamentaria de la Asamblea que evalúa la legislación europea aplicada en Francia y que está en estrecha relación con Bruselas. Uno de los principales dilemas que los Estados miembros de la UE deben encarar es el de la ampliación hacia los Balcanes, donde convergen intereses de otras grandes potencias, como China o Rusia.

"Hay que negociar, sí (la ampliación), pero es un punto difícil, nosotros (los responsables políticos) somos conscientes de que hay que hacerlo, pero es muy complicado convencer a nuestra población, sobre todo en Francia. Lo que digo es por lo que veo en mi circunscripción, y veo que son muy hostiles a una ampliación", reconoce.

De los países balcánicos que aspiran a entrar en la UE (Albania, Bosnia, Kosovo, Macedonia del Norte, Montenegro y Serbia), únicamente estos dos últimos son candidatos para entrar en la UE con el horizonte del año 2025 como posible fecha de ingreso.

"Algunos de los electores me dicen que fuimos muy lejos en la última gran ampliación (diez nuevos miembros en 2004); otros me piden que volvamos a ser solo los fundadores de la UE. Yo creo que ese no es el camino", añade.

Thillaye opina que si Europa no se implanta en los Balcanes otros lo harán: "Es un asunto de calado, difícil para Francia, sé que ha habido cambios en el procedimiento de adhesión (...) Si esa zona no la incorporamos a la UE... Se trata de una zona muy frágil, donde se siente la presión rusa o china, y eso hay que calcularlo".

En cambio, descarta la adhesión de Turquía al club comunitario dentro del actual contexto con el Gobierno presidido por Recep Tayyip Erdogan.

UNA EUROPA MÁS SOCIAL

Europeísta convencida e impulsora de varias iniciativas para reforzar la relación política entre Francia y Alemania, la diputada no vislumbra todavía una federación europea, al estilo de Estados Unidos.

"Yo vengo de un país federal (Alemania) y soy bastante favorable a ello (Europa federal), pero no creo que los tiempos sean propicios para el federalismo", reconoce.

Lo que hay que preguntarse, añade, es para qué necesitamos a la UE: "No hay que representarla como una abstracción, la necesitamos para las cosas que no podemos hacerlas solos (como países)", como el cambio climático o la seguridad y la defensa.

Para Thillaye, la covid ha dejado en evidencia que la pandemia se podría combatir mejor cooperando entre los estados de la UE, una de las regiones del planeta más golpeadas por el virus.

"Pero para ello hay que ceder las competencias nacionales", incide, dando a entender las reticencias de los Estados miembros a desprenderse aún de más poder en favor de Bruselas.

La presidenta de la comisión de Asuntos Europeos reconoce que la UE no ha hecho los deberes aún en la parte de la fiscalidad y la social.

"Donde no hemos estado a la altura es en el aspecto fiscal y social. Yo creo que ahí hace falta concienciar más, sobre los derechos sociales europeos. Lo social es una gran prioridad de la actual Presidencia portuguesa (rotativa)", argumenta.

Pero no deja de asumir que la parte fiscal es más problemática, pues hay países que bloquean esas reformas.

"Hay que plantearse si nos vemos como una comunidad con un destino común de verdad, aunque lleve su tiempo, o como competidores económicos. Esa es la dualidad de la UE", recalca.