Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

Joan Muns en el primer movimiento obrero


Revuelta en Barcelona a finales de 1842. Revuelta en Barcelona a finales de 1842.

Joan Muns, natural de Vic donde nació en 1819, es uno de los primeros líderes o impulsores del movimiento obrero en Cataluña y, en realidad, de España.

Muns participó activamente en la creación de la Sociedad de Socorros Mutuos de Tejedores del Algodón, en mayo del año 1840 que, en realidad, era una sociedad de resistencia, algo que las autoridades no permitían. Al parecer, viajó a Madrid con Simó Boldú para pedir al gobierno de Espartero la autorización oportuna.

Muns presidió la primera junta, con representantes de distintos oficios. Este, realmente, primer sindicato, tuvo un éxito considerable porque sabemos que en enero de 1842 tenía unos cincuenta mil afiliados. Junto con Muns habría que citar como líderes a Josep Sort, Josep Sugranyes y Vicente Martínez.

Muns también promovió la Compañía Fabril de Tejedores de Algodón (1842 o 1843) que era una cooperativa de producción que creó la propia Sociedad de Tejedores para dar trabajo a los parados. Muns había conseguido un préstamo del Ayuntamiento y la Diputación de Barcelona para poner en marcha esta iniciativa. La fábrica o compañía existió hasta 1848. No duró mucho, pero, al parecer, hizo una gran labor porque debió dar trabajo a unos dos centenares de trabajadores, además de ofrecer ayudas por enfermedad, orfandad y viudedad.

Ante la disolución gubernamental de las sociedades obreras, la Sociedad de Tejedores publicó un manifiesto, firmado por sus principales dirigentes: Muns, Vinyets y Sugranyes, del que entresacamos el siguiente párrafo:

“Así pues, tejedores y demás jornaleros asociados, no os dejéis sorprender, nuestra Asociación no necesita la aprobación ni la reprobación del gobierno ni de nadie; con los derechos que nos concede la naturaleza y la ley tenemos bastante; y los que digan lo contrario son nuestros perturbadores; de consiguiente, nuestra Asociación es un lazo recíproco y voluntario que no está sujeta a disolución.”

Nuestro protagonista se significó, como líder sindical, contra la política librecambista emprendida por Espartero, y que desencadenó una enorme revuelta en Barcelona a finales de 1842. Debemos recordar que Barcelona sería bombardeada por orden de Espartero.

Una consecuencia de este conflicto sería la revuelta de la Jamancia en septiembre de 1843. Para evitar ser detenido, Muns marchó a Francia.

A partir de entonces perdemos su pista.

Podemos acudir al imprescindible trabajo de Josep Termes, Anarquismo y sindicalismo en España. La Primera Internacional (1864-1881), páginas 20 y ss. Por otro lado, el libro clásico de Manuel R. Alarcón Caracuel, El derecho de asociación obrera en España (1939-1900), Madrid, 1975, aporta siempre datos harto interesantes sobre la cuestión de las autorizaciones y prohibiciones de las primeras sociedades obreras. También hemos consultado el trabajo (en la red) de Mª del Mar Araus Segura, “Nacimiento del movimiento obrero español”. También hemos acudido al trabajo de Marc Pons, “Mutua de obreros de la industria algodonera, el precedente más remoto de la Seguridad Social”, en El nacional.cat. Por fin, el manifiesto citado en el artículo ha sido consultado en Corrienteroja.

Doctor en Historia. Autor de trabajos de investigación en Historia Moderna y Contemporánea, así como de Memoria Histórica.

Periodismo riguroso y con valores sociales
Necesitamos tu apoyo económico para seguir contando lo que otros no cuentan. Para donar haz clic en el botón "COLABORA" de abajo. Muchas gracias por tu apoyo.
Slider