Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE ⮕

Borrell avisa del peligro de "japonización" o estancamiento de la economía de la UE


El alto representante de la Unión Europea (UE) para la Política Exterior, Josep Borrell, en una imagen de archivo. El alto representante de la Unión Europea (UE) para la Política Exterior, Josep Borrell, en una imagen de archivo.

El alto representante de la Unión Europea (UE) para la Política Exterior, Josep Borrell, advirtió este martes del peligro de "japonización" de la economía europea, es decir que por culpa del miedo se estanque en lugar de remontar ante la crisis actual, y subrayó que "hay que mantener la economía viva".

En su intervención por vía telemática en el Foro Italia-España, Borrell ha valorado que Europa haya reaccionado con "mucha rapidez" y "rompiendo tabúes y esquemas adquiridos" al responder a la crisis provocada por la pandemia con el fondo de recuperación, que hará que Europa se endeude conjuntamente por primera vez para dar a los Estados transferencias a fondo perdido.

Pero lamentó que la negociación sobre el fondo entre el Parlamento y el Consejo, y en concreto la discusión en la Eurocámara de cuestiones como el "rule of law" -los criterios de cumplimiento del Estado de derecho- puedan llevar a retrasar el reparto del fondo, y eso le parece "preocupante", porque la crisis continúa.

En cualquier caso, advirtió de que la economía europea corre un riesgo que la pandemia ha "agudizado" y que es el de su "japonización", su estancamiento, en un escenario de bajos crecimientos y bajos tipos de interés, con "excesivo ahorro" debido al "miedo" y en consecuencia con caídas del consumo.

Hay que apostar por mantener la economía viva, dijo Borrell en este foro que esta tarde clausuran el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el primer ministro italiano, Giuseppe Conte.

Recordó las grandes diferencias entre la forma de abordar esta crisis con respecto a la de 2008. Es "curioso" por ejemplo ver al FMI animando a los Estados a gastar todo lo que puedan para contener el hundimiento y promover este "coma inducido" para evitar mayores daños, señaló.

Borrell advirtió, por otra parte, de que Europa tiene que jugar un papel de "equilibrio" en medio de la confrontación entre Estados Unidos y China. Pero también subrayó que Europa debe reducir su dependencia de estas potencias, y sobre todo tiene que apostar por su transformación digital.

Y recalcó que el "gran reto geopolítico" de este momento es el de promover que el gran esfuerzo de contención de las emisiones de carbono no se reduzca a Europa, que "los demás hagan lo mismo".

"Hay una gran tarea de diplomacia climática a desarrollar", dijo Borrell.

Y advirtió de que estos objetivos serán difíciles de lograr si no se pone en marcha en la UE el impuesto al carbono en frontera -un arancel a los bienes importados que utilicen en su proceso productivo tecnologías muy intensivas en CO2-, que defienden países como España.