Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE ⮕

Una nueva oportunidad para la democracia y la justicia social en Bolivia


Los resultados que se han ido conociendo tras finalizar la jornada electoral en Bolivia y la confirmación por parte de los líderes políticos más relevantes del país apuntan, a falta de resultados oficiales, a una rotunda victoria del candidato del MAS-IPSP, Luis Arce, que de esta manera se convertiría en el nuevo presidente de Bolivia, tras el golpe de estado perpetrado en noviembre de 2019 por una alianza de sectores de la derecha boliviana, la policía y con la complicidad del ejército del país andino.

La victoria de Arce no solo supone la vuelta de una opción progresista y popular al Gobierno de Bolivia sino la recuperación de la democracia tras el mencionado golpe de estado, en cuya promoción participó también la OEA. Desde UGT celebramos la jornada electoral y los resultados, que significan un evidente freno a las intenciones desestabilizadoras, antidemocráticas y neoliberales de la derecha en América.

Desde los primeros movimientos golpistas, desde UGT denunciamos la voluntad golpista y racista de la derecha boliviana, así como trasladamos nuestra solidaridad y apoyo para con los trabajadores y trabajadoras de Bolivia, tanto para quienes enfrentaron al Gobierno de facto en Bolivia como a los compañeros y compañeras que debieron sufrir el exilio en España.

Desde el sindicato instamos al Gobierno de España a aprovechar la vuelta de la democracia y de una opción de izquierdas en Bolivia, para la construcción de alianzas progresistas con los Gobiernos populares latinoamericanos, así como evitar repetir el seguimiento de estrategias antidemocráticas que solo responde a la agenda de la derecha. Es fundamental, sobre la base de entender las diferencias, la construcción de una agenda internacional progresista a partir de los evidentes puntos en común; el progreso en las condiciones de vida de los trabajadores, la justicia social, la protección social universal de calidad y una defensa firme de la democracia.

El nuevo Gobierno de Bolivia representa una interesante oportunidad en ese sentido.