Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE A EL OBRERO

Gardiazabal: «Necesitamos mantener la ambición para que los fondos europeos lleguen donde son más necesarios»

  • Escrito por Socialistas Españoles en el Parlamento Europeo
  • Publicado en Internacional
La eurodiputada socialista Eider Gardiazabal. / Foto de Socialistas Españoles en el Parlamento Europeo La eurodiputada socialista Eider Gardiazabal. / Foto de Socialistas Españoles en el Parlamento Europeo

Los socialistas en el Parlamento Europeo reclaman ambición a la hora de tramitar el histórico paquete económico aprobado por el Consejo Europeo del pasado 21 de julio para hacer frente a las consecuencias económicas y sociales de la covid-19.

Este Plan Marshall, como lo denominó el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, incluye, por un lado, el instrumento denominado Next Generation EU, por valor de 750.000 millones de euros (de los que 72.000 se destinarán a España), y por otro, el Marco Financiero Plurianual, es decir el presupuesto de la UE para los próximos siete años, con un techo de gasto de 1,07 billones de euros. Las distintas normas que componen este paquete de medidas, avanzan en su tramitación en la Eurocámara, con el objetivo de que los fondos puedan estar disponibles a principios de 2021.

La eurodiputada socialista Eider Gardiazabal ha sido una de las responsables de elaborar el texto del Parlamento Europeo para el Mecanismo de Recuperación y Resiliencia, el reglamento que canalizará la mayor parte de los fondos de Next Generation EU. La propuesta, que ya se ha presentado en la Comisión de Presupuestos de la Eurocámara, defiende un enfoque más social y medioambiental del mecanismo, de modo que contribuya a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas, el Pilar Europeo de Derechos Sociales y el Acuerdo de París. En este sentido, reclama que al menos el 30% de los planes de recuperación y resiliencia se dediquen a acciones en materia de clima y biodiversidad, y que sean coherentes con la Estrategia Europea para la Igualdad de Género. Además, subraya que las reformas e inversiones deben ser fundamentales para promover la educación, de modo que la próxima generación de europeos no se vea permanentemente afectada por el impacto de la covid-19. El texto aboga además por que el mecanismo sea un instrumento de protección del Estado de Derecho, con consecuencias presupuestarias para los países incumplidores.

La segunda pieza fundamental de Next Generation EU es el informe sobre recursos propios, que previsiblemente se aprobará en el Pleno de la próxima semana. La reclamación socialista de un mayor presupuesto para financiar las políticas de la UE y hacer una Europa más fuerte y más unida, cobra en estos tiempos de pandemia, más sentido que nunca. Por eso, este informe defiende un calendario vinculante, para que antes de 2026 se incorporen al presupuesto de la Unión Europea nuevos ingresos, que deberán pagar las empresas más contaminantes, los gigantes digitales, las transacciones financieras y las grandes multinacionales. El objetivo es, por tanto, no solo contar con un mayor presupuesto para UE, sino también avanzar hacia una mayor justicia fiscal. Con la propuesta de los socialistas europeos se podrían recaudar más de 200 mil millones de euros cada año, para hacer frente a los objetivos comunes de la Unión.

Además de estos dosieres, también se han puesto en marcha las negociaciones entre el Consejo y el Parlamento para llegar a un acuerdo sobre el Marco Financiero Plurianual para 2021-2027, el presupuesto a largo plazo de la Unión Europea. Los eurodiputados socialistas reclaman mayor financiación para programas emblemáticos de la Unión Europea, como la protección del clima, la transición digital, sanidad, juventud, cultura, investigación o gestión de fronteras. “No se puede hacer más con menos”, han subrayado en numerosas ocasiones. Además, advierten de que “están preparados para paralizar su consentimiento” si no se alcanza un acuerdo satisfactorio, y recuerdan que el Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea contempla una extensión temporal del techo de gasto de 2020.