Quantcast
ÚNETE

Al menos 15 detenidos en Hong Kong en el día en que se debate otra polémica ley

Seúl (Corea, República de), 27/05 / 2020.- Los estudiantes surcoreanos sostienen pancartas y cantan durante una protesta cerca de la embajada china en Seúl, Corea del Sur, el 27 de mayo de 2020. Los estudiantes se reunieron para apoyar a los manifestantes de Hong Kong que protestaban contra el Nacional Ley de seguridad del gobierno chino. (Protestas, Corea del Sur, Seúl) EFE / EPA / JEON HEON-KYUN Seúl (Corea, República de), 27/05 / 2020.- Los estudiantes surcoreanos sostienen pancartas y cantan durante una protesta cerca de la embajada china en Seúl, Corea del Sur, el 27 de mayo de 2020. Los estudiantes se reunieron para apoyar a los manifestantes de Hong Kong que protestaban contra el Nacional Ley de seguridad del gobierno chino. (Protestas, Corea del Sur, Seúl) EFE / EPA / JEON HEON-KYUN

Al menos 15 personas fueron detenidas hoy en Hong Kong por las fuerzas de seguridad, cuya presencia ha aumentado en las calles en las últimas horas, ya que está previsto que se debata en el Consejo Legislativo una polémica propuesta de ley que criminaliza los insultos al himno chino.

Además, dos adolescentes habrían sido arrestados en posesión de cócteles molotov, informó hoy la prensa hongkonesa. Por su parte, el Gobierno de Hong Kong indicó en un comunicado que, desde las 05.30 hora local de hoy (21.30 GMT del martes), varios individuos habían tratado de bloquear algunas calles "en un intento de paralizar el tráfico" como protesta.

Mientras tanto, en internet circularon llamamientos por parte de algunos manifestantes para acudir al Consejo Legislativo para mostrar su oposición a esta propuesta de ley.

El debate sobre la llamada "ley del himno nacional" se produce en un momento tenso en la ciudad semiautónoma, que la semana pasada registró protestas y enfrentamientos entre algunos manifestantes y la Policía tras conocerse que el Legislativo chino planea aprobar una "ley de seguridad nacional" que podría recortar las libertades en la ciudad semiautónoma.

Esta última buscaría, según la Asamblea Nacional Popular china (ANP, Legislativo), prohibir "cualquier acto de traición, secesión, sedición, subversión contra el Gobierno Popular Central, el robo de secretos de Estado, prohibición de organización de actividades en Hong Kong por parte de organizaciones políticas extranjeras y prohibición del establecimiento de lazos con organizaciones políticas extranjeras por parte de organizaciones políticas de Hong Kong".

Todo esto con el objetivo de "salvaguardar la seguridad nacional" tras casi un año de movilizaciones prodemocráticas que han hecho tambalearse a la economía hongkonesa y que han dejado escenas de enfrentamientos entre la Policía y algunos manifestantes violentos.

El Artículo 23 de la Ley Básica (la mini-constitución de Hong Kong) estipula que la ciudad ha de dotarse de legislación de seguridad en la línea de lo esbozado por Pekín, pero siempre ha resultado extremadamente polémica entre la población hongkonesa, un importante segmento de la cual se ha resistido siquiera a su debate, por miedo a que se tradujera en un recorte de libertades.

Entre los siete artículos propuestos por Pekín se encuentra una provisión que propone un mecanismo legal que permita al Comité Permanente de la ANP articular legislación para prevenir y castigar una serie de supuestos, entre ellos el de "subversión contra el poder estatal", una acusación usada frecuentemente contra defensores de los derechos humanos en China.

La Declaración Sino-Británica de 1984, que sirvió para acordar la retrocesión de Hong Kong de manos británicas a chinas en 1997, estableció el mantenimiento durante 50 años a partir de esa fecha de una serie de libertades en este territorio inimaginables en la China continental.

Sin embargo, desde el Ministerio de Asuntos Exteriores de China, sus portavoces han dicho en numerosas ocasiones que ese documento se cumplió ya en su momento.

Cientos de manifestantes protestan en Hong Kong contra la ley sobre el himno chino

Cientos de manifestantes se congregaron hoy en las calles de Hong Kong ante el debate de una polémica ley que criminaliza los desplantes al himno nacional chino, con varios detenidos por la Policía, que empleó proyectiles de gas pimienta.

La televisión pública RTHK indica que los manifestantes en el distrito financiero cantaban eslóganes como "Desarticulad la Policía ya" o uno de los más repetidos desde que comenzó el movimiento de protesta a mediados del año pasado, "Cinco demandas, ni una menos".

Asimismo, intentaron cortar calles con objetos como cubos de basura y los antidisturbios les advirtieron de que se arriesgaban a ser detenidos por participar en una reunión ilegal si no se dispersaban.

Algunas tiendas de la zona optaron por pedir a sus clientes que se marchasen y echaron el cierre ante el temor a que los enfrentamientos se recrudecieran. Poco después de las 14.00 hora local (06.00 GMT), la Policía emitió un comunicado en el que denunciaba que los manifestantes estaban "causando graves obstrucciones al tráfico" y les reclamaba que se marchasen "lo antes posible" al tiempo que anunciaba el uso de la "mínima fuerza necesaria" para "hacer cumplir la ley".

Esta tarde, el Consejo Legislativo (el Parlamento hongkonés) retomará el debate sobre una ley que busca penalizar las "faltas de respeto" a la Marcha de los Voluntarios, el himno nacional chino.

De ser aprobada, quien "use incorrectamente o insulte el himno" se enfrenta a penas de hasta tres años de prisión y a multas de hasta 50.000 dólares de Hong Kong (6.450 dólares, 5.880 euros), explica el diario local South China Morning Post.

Ese mismo diario indicaba que las fuerzas de seguridad preparaban para hoy un despliegue de unos 3.000 agentes antidisturbios en la ciudad ante las llamadas a las protestas masivas por parte de las organizaciones prodemocráticas.

No obstante, durante la mañana el número de manifestantes se redujo a unos cuantos cientos en diferentes puntos de la ciudad, lo que no impidió que se practicasen al menos 16 detenciones; tres de los arrestados portaban cócteles molotov.

ÁNIMOS CALDEDOS

Los ánimos en Hong Kong se han vuelto a caldear en los últimos días debido al anuncio por Pekín de que prepara una ley de seguridad nacional para la ciudad semiautónoma, que probablemente sea aprobada mañana.

La Ley Básica (la carta magna hongkonesa) estipula que serán las autoridades de la ciudad quienes promulguen esa ley, pero no lo han conseguido desde 1997 debido a la oposición popular y el Gobierno central parece haber perdido la paciencia, por lo que se acogerá a una cláusula que le permite anexar nuevas normas a la 'mini-Constitución' local.

Esta ley de seguridad nacional prohibiría "cualquier acto de traición, secesión, sedición, subversión contra el Gobierno Popular Central, el robo de secretos de Estado, prohibición de organización de actividades en Hong Kong por organizaciones políticas extranjeras y prohibición del establecimiento de lazos con organizaciones políticas extranjeras por organizaciones políticas de Hong Kong".

La oposición prodemocrática hongkonesa teme que su aprobación se traduzca en un recorte de derechos en represalia por los meses de protestas antigubernamentales en la ciudad, que en ocasiones derivaron en enfrentamientos entre la Policía y algunos manifestantes violentos. EFE.