Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE ⮕

El Constitucional alemán dictamina que el espionaje a periodistas es anticonstitucional


KARLSRUHE (ALEMANIA), 19/05/2020.- El presidente del Tribunal Constitucional, el juez Stephan Harbarth, se quita el gorro de juez antes de dictaminar sentencia en el Tribunal Constitucional en Karlsruhe, Alemania, este martes. El Tribunal Constitucional alemán dictaminó este martes que las prácticas de los servicios secretos para vigilar en el extranjero las comunicaciones de ciudadanos no alemanes son incompatibles con los derechos fundamentales recogidos en la Constitución. La sentencia establece que dichas prácticas de vigilancia también están "sujetas" a los derechos fundamentales aunque se produzcan fuera de territorio alemán y que la ley que las regula actualmente infringe dos de ellos, el derecho al secreto de las comunicaciones y el derecho a la libertad de prensa. EFE/ Ronald Wittek KARLSRUHE (ALEMANIA), 19/05/2020.- El presidente del Tribunal Constitucional, el juez Stephan Harbarth, se quita el gorro de juez antes de dictaminar sentencia en el Tribunal Constitucional en Karlsruhe, Alemania, este martes. El Tribunal Constitucional alemán dictaminó este martes que las prácticas de los servicios secretos para vigilar en el extranjero las comunicaciones de ciudadanos no alemanes son incompatibles con los derechos fundamentales recogidos en la Constitución. La sentencia establece que dichas prácticas de vigilancia también están "sujetas" a los derechos fundamentales aunque se produzcan fuera de territorio alemán y que la ley que las regula actualmente infringe dos de ellos, el derecho al secreto de las comunicaciones y el derecho a la libertad de prensa. EFE/ Ronald Wittek

El Tribunal Constitucional alemán dictaminó este martes que las prácticas de los servicios secretos para vigilar en el extranjero las comunicaciones de ciudadanos no alemanes son incompatibles con los derechos fundamentales recogidos en la Constitución.

La sentencia establece que dichas prácticas de vigilancia también están "sujetas" a los derechos fundamentales aunque se produzcan fuera de territorio alemán y que la ley que las regula actualmente infringe dos de ellos, el derecho al secreto de las comunicaciones y el derecho a la libertad de prensa.

"Esto afecta tanto a la recolección y el procesamiento de datos, como la transmisión de éstos a otras instituciones y a la cooperación con servicios de inteligencia extranjeros," puntualiza la sentencia emitida por el tribunal con sede en Karlsruhe (sur de Alemania).

Sin embargo, el Tribunal establece que sí que es posible remodelar la ley que regula la actividad del Bundesnachrichtendienst (BND), el servicio secreto extranjero, y otorga un plazo hasta finales de 2021 para adaptar la legislación de forma que cumpla con los principios constitucionales.

La ley actual, de 2017, autoriza al BND a revisar el tráfico de datos a gran escala sin que existan sospechas concretas y, aunque los ciudadanos alemanes están protegidos, en principio, contra este tipo de vigilancia, sí que es legal interceptar las comunicaciones de extranjeros fuera del país.

PROTECCIÓN DE LAS COMUNICACIONES PERIODÍSTICAS

Reporteros sin Fronteras, junto con otras organizaciones, llevó el caso al Constitucional al considerar que los controles a los que está sometida la actividad del BND son insuficientes y hay demasiados vacíos legales que pueden contribuir a que los periodistas no puedan desempeñar su labor con las suficientes garantías.

"El Tribunal Constitucional ha subrayado una vez más la importancia de la libertad de prensa. Nos alegra que Karlsruhe le ponga freno a las prácticas desbocadas de vigilancia de los servicios secretos en el extranjero," declaró el presidente de Reporteros sin Fronteras en Alemania, Christian Mihr, al conocer el dictamen.

"Con la sentencia, el gobierno recibe la factura de su negativa durante años a ponerle coto a la vigilancia digital masiva," añadió Mihr según un comunicado de la organización, exigiendo que con la reforma quede anclada en la nueva ley la protección de las comunicaciones periodistícas.

La postura del BND y del gobierno alemán es que no es posible renunciar a las escuchas, puesto que informaciones obtenidas por esta vía han contribuido a evitar atentados contra soldados alemanes y han sido de utilidad para lidiar con ciberataques y secuestros.

En 2017, el semanario alemán "Der Spiegel" desveló que los servicios secretos germanos habían espiado a diversos medios de comunicación, entre ellos la cadena BBC, la agencia Reuters y el diario "The New York Times".

El reportaje salió a la luz poco después de que concluyera la labor de la comisión de investigación del Parlamento alemán que durante casi tres años había analizado el escándalo del espionaje de EE.UU. a países aliados y la colaboración prestada por los servicios secretos germanos. EFE.