ÚNETE

Información, el arma en los campamentos rohinyá para combatir el coronavirus

  • Escrito por Azad Majumder
  • Publicado en Internacional

En los masificados campamentos de refugiados rohinyás en el sureste de Bangladesh, la información es la principal arma para combatir una posible propagación del coronavirus dentro de la comunidad, una probabilidad que podría ser devastadora ante las pobres condiciones sanitarias en las que viven.

"Alhamdullillah (Gracias a Dios), todavía estamos bien. Hemos informado a todos, incluidos los ancianos, sobre el peligro de coronavirus según las instrucciones del gobierno", dijo hoy a Efe Mohammad Jubair, uno de los líderes de la comunidad rohinyá en los campamentos de refugiados en el distrito de Cox's Bazar.

Bangladesh ha registrado hasta la fecha 123 casos positivos de coronavirus y 12 muertes, 35 de los contagios confirmados fueron detectados durante las últimas 24 horas. Uno de los casos se detectó en el distrito de Cox's Bazar.

Se trata de una mujer de 65 años, que pudo haberse infectado del virus en una peregrinación en Arabia Saudí, pero ya ha sido dada de alta. La Oficina de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas remarcó hoy en un informe que pese a ese caso reportado en el distrito, no se ha registrado ninguno en los campamentos rohinyás, y subrayó la campaña activa de concienciación para evitar un posible propagación.

En esos campamentos la masificación es total, con cerca de 738.000 rohinyás llegados de la vecina Birmania (Myanmar) tras el estallido de violencia contra esta minoría en agosto de 2017, en lo que la ONU calificó de posible intento de genocidio.

Ante esta situación, el jefe de salud de Cox's Bazar, Mahbubur Rahman, aseguró a Efe que parte de su labor se está concentrando en informar a los refugiados sobre las medidas preventivas, como la necesidad de lavar las manos o el distanciamiento social, una quimera a veces en los masificados campamentos. "No tenemos otra cosa en mente que los campamentos rohinyá en este momento, porque están muy densamente poblados", señaló.

Como parte de esos esfuerzos, dijo Rahman, se ha contactado "a todos los líderes comunitarios para comprometerlos en esto, voluntarios, trabajadores de ONG, para que estén informados".

"La gente puede decir cosas pero no hay negligencia de nuestra parte", aseguró, en referencia al informe publicado hoy por la organización internacional Amnistía Internacional (AI) que critica la ineficacia a la hora de informar a la comunidad rohinyá, sobre todo a los ancianos, los más vulnerables contra el virus.

CRITICAS DE AMNISTIA INTERNACIONAL

En situaciones regulares, "las organizaciones humanitarias logran con dificultad o no satisfacen las necesidades específicas de las personas mayores en los campos de refugiados y desplazados", dijo Matt Wells, director adjunto de Manejo de Crisis de Amnistía Internacional, en un comunicado.

Por lo que enfrentar esta misma dificultad "en medio de la pandemia de COVID-19 pone a las mujeres y los hombres mayores rohinyá en peligro inminente, y algunos de ellos ni siquiera reciben la información más básica sobre lo que está sucediendo y cómo pueden mantenerse a salvo", explicó.

El informe de AI fue elaborado en base a entrevistas hechas la última semana de marzo a 15 ancianos y ancianas rohinyá que viven en siete de los 34 campos de refugiados de Cox's Bazar. EFE.