ÚNETE

África supera los 5.000 contagios y las 170 muertes por el coronavirus

África sigue siendo uno de los continentes menos afectados por la enfermedad COVID-19, pero el coronavirus no da tregua y sigue propagándose a gran velocidad por el continente, que ya cuenta con más de 5.000 casos y 170 muertes.

Desde el pasado 14 de febrero, cuando se declaró el primer contagio en el continente (un ciudadano chino en Egipto), África ha registrado 5.160 contagios y 171 fallecimientos hasta este lunes, según el recuento de Efe a partir de los comunicados de los gobiernos y los datos de la Universidad John Hopkins (EEUU).

El último país en entrar en la lista fue Botsuana a última hora del lunes, cuando confirmó tres casos.

De momento, sólo siete países africanos -de los 54 que hay en el continente- siguen sin anunciar contagios de coronavirus: Burundi, Comoras, Lesoto, Malaui, Santo Tomé y Príncipe, Sierra Leona y Sudán del Sur.

Dada la vulnerabilidad de sus sistemas de salud, muchos países han evitado esperar a un desbordamiento de la situación, como ha sucedido en Europa, y se han adelantado al aplicar duras medidas para contener la propagación de esta enfermedad vírica contagiosa que produce fiebre alta y complicaciones respiratorias.

Sudáfrica o Ruanda han decretado el confinamiento total de la población, al tiempo que Nigeria o República Democrática del Congo (RDC), han ordenado el cerrojazo en grandes ciudades que, por su elevada población, suponen un mayor riesgo.

Con todo, el Comité de la Cruz Roja Internacional (CICR) advirtió hoy de que "la amenaza invisible de la COVID-19" se cierne también sobre zonas de conflicto en África, donde "guerras y combates, como en la región del lago Chad (sacudida por el grupo yihadista nigeriano Boko Haram), continúan sin cesar".

"Hasta ahora, África ha sido el continente menos afectado por la pandemia, pero si no se toman medidas para contener el virus de inmediato, podría ser devastador para las personas y los sistemas de salud de África", señaló el director regional entrante del CIRC para África, Patrick Youssef, en un comunicado.

La crisis sanitaria está allanado el terreno para una depresión económica, de ahí que gobernantes africanos como el primer ministro de Etiopía, Abiy Ahmed, premio Nobel de la paz en 2019, hayan pedido a las instituciones multilaterales que ayuden a África.

"Las economías avanzadas están presentando paquetes de estímulo económico sin precedentes. Los países africanos, por el contrario, carecen de los medios para realizar intervenciones igualmente significativas. Sin embargo, si el virus no es derrotado en África, regresará al resto del mundo", alertó Abiy la semana pasada.

En ese sentido, el Banco Africano de Desarrollo (BAD) ha lanzado un bono social valorado en 3.000 millones de dólares para ayudar a las economías africanas a combatir los efectos de la COVID-19.

En el mundo, el coronavirus ha provocado ya más de 787.000 casos y más de 37.800 fallecimientos, de acuerdo con las cifras de la Universidad John Hopkins. EFE.