ÚNETE

Francia ha comprometido ya la mitad del dinero prespuestado para los ERTE

Francia ha comprometido ya la mitad del dinero prespuestado para los ERTE. EFE/EPA/JACQUES WITT/Archivo Francia ha comprometido ya la mitad del dinero prespuestado para los ERTE. EFE/EPA/JACQUES WITT/Archivo

El Gobierno francés reconoció este viernes que se ha quedado corto con la partida excepcional de 8.500 millones de euros que presentó para el dispositivo de paro parcial y en diez días ha comprometido ya casi la mitad de esos fondos. La ministra de Trabajo, Muriel Pénicaud, explicó en el canal CNews que hasta este jueves 150.000 empresas habían activado este dispositivo para 1,6 millones de empleados, y que en solo un día el incremento había sido del 50 %.

Pénicaud señaló que con esas cifras "el sistema más protector de Europa" para las empresas obligadas a suspender o reducir drásticamente su actividad por el coronavirus ya le supone un costo al Estado de 4.000 millones de euros.

Sin embargo, al igual que defiende el titular de Finanzas, Bruno Le Maire, la ministra quitó importancia a ese hecho e insistió en que "es una muy buena inversión", ya que evita los despidos y permite que, cuando la situación sanitaria permita arrancar de nuevo la actividad, sea más fácil la recuperación económica.

El Observatorio Francés de Coyunturas Económicas (OFCE), organismo asociado al Instituto de Estudios Políticos de París (Sciences Po), ha calculado que hasta 4,5 millones de asalariados, la quinta parte de los del país, podrían optar al paro parcial, con un costo de 10.000 millones de euros mensuales para las arcas públicas.

El Estado cubre el 100 % del pago de la remuneración de los empleados hasta 4,5 veces el salario mínimo, que en Francia es de 1.227 euros netos al mes para quienes están en régimen de 35 horas semanales. Por otro lado, Pénicaud avanzó que su Gobierno va a pedir a las empresas en las que el Estado tiene una participación que no paguen este año dividendos en un gesto de "solidaridad" ante la situación de crisis por el COVID-19. EFE.