ÚNETE

Corbyn dice que el gasto contra el COVID-19 prueba el valor del socialismo

El líder saliente del Partido Laborista británico, Jeremy Corbyn. EFE. El líder saliente del Partido Laborista británico, Jeremy Corbyn. EFE.

El líder saliente del Partido Laborista británico, Jeremy Corbyn, afirma que "las enormes sumas de dinero" gastadas por el Gobierno conservador para combatir el coronavirus prueban la valía de sus políticas socialistas, en una entrevista difundida este viernes por la BBC.

Corbyn declara que él estaba "totalmente en lo correcto" al abogar por mejorar los servicios públicos e invertir en el Estado, tras una década de austeridad impuesta por los "tories", en las elecciones del pasado 12 de diciembre, que perdió en beneficio de Boris Johnson.

El dirigente socialdemócrata, que dimitió tras esa estrepitosa derrota y será sustituido por un nuevo líder el 4 de abril, lamenta que a él se le condenó, también en los medios de comunicación, como "alguien que quería gastar más dinero del que se podía permitir".

Sin embargo, los miles de millones de libras que el Gobierno conservador tomará prestados para reforzar los servicios públicos y apoyar a la economía demuestran que "es importante invertir en el Estado" para garantizar el bien común, manifiesta. Corbyn, que durante su mandato viró el partido a la izquierda y llevó a cifras récord el número de afiliados, critica que el Reino Unido "estaba mal preparado" para afrontar esta crisis debido a los recortes aplicados desde 2010 por sucesivos Gobiernos conservadores y su ideología de fomentar "el libre mercado y un Estado pequeño".

Según Corbyn, la crisis causada por la pandemia de COVID-19, que ya ha causado 578 muertes en el Reino Unido, cambiará para siempre "la política y la sociedad". "Nos hemos dado cuenta de que, como sociedad y en nuestras comunidades, necesitamos a todo el mundo, todos tenemos algo que aportar", añade. El sucesor de Jeremy Corbyn se anunciará en un congreso especial del Partido Laborista el 4 de abril, entre los candidatos Keir Starmer, Rebecca Long-Bailey y Lisa Nandy. EFE.