Quantcast
ÚNETE

China recrudece la censura y el acoso a corresponsales, según su asociación

El Gobierno de China ha aumentado el acoso y la censura en 2019 contra los medios de comunicación foráneos destacados en el país asiático, denunció hoy el Club de Corresponsales Extranjeros de China (FCCC, por sus siglas en inglés), asociación que reúne a la mayoría de ellos.

En su informe anual sobre libertad de prensa, el FCCC aseguró que "la influencia y la presión que soportan los periodistas extranjeros en China refleja cómo las autoridades chinas amplían su alcance y objetivos de forma escalofriante para asegurarse de que las 'noticias de China' solo tengan una narrativa: la suya".

El estudio muestra "el continuo declive en las condiciones en las que se informa en China", como atestigua la reciente cancelación de visados de prensa y la expulsión de los tres corresponsales del diario estadounidense Wall Street Journal en el país asiático, que el FCCC considera "la mayor expulsión grupal de periodistas en tres décadas".

Así, un 82 % de los 114 miembros del FCCC encuestados afirmaron haber sufrido acoso, intimidación o violencia durante el ejercicio de su actividad profesional durante el pasado año, en particular a la hora de informar sobre temas que Pekín considera delicados.

Entre estos, se cuentan las protestas prodemocráticas de Hong Kong, los centros de internamiento para minorías musulmanas en la región noroccidental china de Xinjiang o cualquier asunto relativo al presidente de China, Xi Jinping.

Además, 2019 supuso el septuagésimo aniversario de la fundación de la República Popular, así como el trigésimo de la masacre de Tiananmen, cuyos detalles Pekín trata de ocultar con ahínco.

En este ambiente, un 70 % de los corresponsales indicaron que varias entrevistas les fueron canceladas o que las fuentes optaron finalmente por no hablar debido a la intervención (verificada o sobreentendida) de las autoridades chinas.

Asimismo, el personal de nacionalidad china en nómina de medios extranjeros se ve cada año más intimidado, además de las propias fuentes chinas, quienes cada vez con más frecuencia declinan entrevistas con prensa extranjera por miedo a las represalias, aunque éstas versen sobre temas nimios.

Los obstáculos y retrasos a la hora de renovar las credenciales de prensa, así como las amenazas con la cancelación de los visados fueron habituales entre al menos un 25 % de los encuestados, mientras que las sospechas de tener pinchado el teléfono fueron la norma entre un 69 %, indica el FCCC.

Otro 71 % sospecha que el Gobierno lee sus mensajes de la aplicación móvil china de mensajería WeChat, y un 51 % cree esto mismo sobre sus comunicaciones por correo electrónico.

Se trata del segundo año consecutivo en el que ninguno de los miembros del FCCC encuestados considera que hayan mejorado las condiciones a la hora de desempeñar su labor en China.

El informe, titulado "Control+Halt+Delete" (un juego de palabras entre "controlar", "detener" y "eliminar" y el comando informático para acceder al administrador de tareas del ordenador), se elaboró a partir de las respuestas de 114 miembros del FCCC de 25 países distintos encuestados en diciembre de 2019. EFE.