ÚNETE

Nace el Gobierno de unidad de Sudán del Sur con Machar como vicepresidente

  • Escrito por Atem Simon Mabior
  • Publicado en Internacional

El Gobierno de unidad de Sudán del Sur comenzó a caminar este sábado con la toma de posesión del líder de la oposición armada Riek Machar como primer vicepresidente del país, cumpliéndose así el compromiso contemplado en el acuerdo de paz de 2018.

En una ceremonia con acompañamiento de líderes de los países de la región, Machar y el presidente, Salva Kiir, los dos hombres que han encabezado los principales bandos de la guerra civil, intercambiaron hoy elogios e hicieron promesas de que este será un nuevo inicio para esta nación de apenas nueve años.

"Mi hermano Riek Machar será socio en el acuerdo de paz, formaremos un gobierno de unidad nacional y esto detendrá el sufrimiento de nuestro pueblo", dijo Kiir en un discurso después de que Machar jurara como vicepresidente.

"Quiero asegurarles que perdoné a mi hermano Riek Machar, el primer vicepresidente de la república, y le pido que me perdone", dijo, llamando a las comunidades nuer (del primero) y dinka (del segundo) a que también se perdonen mutuamente.

El presidente Kiir indicó que es plenamente consciente de que el perdón "es un tema difícil", pero subrayó que hay que "reconciliarse con el pasado y dar la oportunidad al futuro".

"Agradezco al presidente Kiir por trabajar por la paz", indicó por su parte Machar, tras asumir el cargo, poniendo así punto final a una espera para formar un gobierno de unidad nacional que tendría que haber nacido en mayo del año pasado y que, tras ser de nuevo aplazado en noviembre, no se ha producido hasta hoy.

"Esperamos liderar la implementación del acuerdo de paz y la formación del gobierno de transición para restablecer la paz en el país y mejorar las condiciones económicas y de vida de los ciudadanos", manifestó Machar en un discurso tras la proclamación.

En presencia del presidente del Consejo Soberano de Sudán, Abdelfatah Al Burhan, el vicepresidente sudafricano David Mabuza, y el primer ministro de Uganda, Ruhakana Rugunda, Machar valoró los esfuerzos de los países de la región para detener la guerra y lograr la paz en Sudán del Sur.

Al final de su discurso, Machar enfatizó el compromiso de la oposición de trabajar con Kiir para implementar "el texto y el espíritu" del acuerdo de paz.

En la ceremonia de hoy también tomaron juramento otros tres vicepresidentes: James Wany Aiqa y Taaban Deng Gai, que ocuparon ese mismo cargo en el Gobierno que ayer disolvió Kiir, y Rebecca Nyanding Garang.

Nyanding Garang pidió a los ciudadanos de Sudán del Sur que apoyen al nuevo gobierno de transición por la paz y la estabilidad, y pidió a los líderes del país que trabajen para lograr las aspiraciones de los ciudadanos en todo el país.

El ministro de la Presidencia, Meek Aye, y Tut Qalwak, asesor del presidente para Asuntos de Seguridad, participaron en la ceremonia para prometer sus cargos.

Está previsto que en las próximas horas asuman el resto de miembros del nuevo Gobierno de unidad del país, aunque aún continúan las reuniones de última hora.

El nombramiento de Machar fue oficializado el viernes a través de un decreto presidencial que fue comunicado a la población a través de los medios públicos del Estado.

Con la toma de posesión del nuevo Gobierno de unidad nacional, en el que la oposición armada tendrá nueve ministerios y Kiir mantendrá 26 carteras se cumplirá el principal punto del acuerdo de paz entre las partes contendientes.

Sin embargo aún quedan varios puntos por terminar de cerrar en el acuerdo, como el reparto administrativo en estados que tendrá el país, la formación de un nuevo Ejército con todas las partes del conflicto y los mecanismos de seguridad para los líderes de los diferentes bandos contendientes.

Sudán del Sur, el país más joven del mundo, consiguió su independencia en 2011 y se hundió en 2013 en una guerra civil que ha destrozado su economía y que se estima ha supuesto la muerte de 400.000 personas y ha llevado a cientos de miles de personas a desplazarse internamente o abandonar el país. EFE.