LA ZURDA

Brotes de violencia en Bogotá empañan las protestas mayoritariamente pacíficas

Integrantes del Escuadrón Móvil Antidistubios (Esmad) fueron registrados este viernes al detener a un manifestante, durante el segundo día de la jornada nacional de protestas en contra del Gobierno del presidente, Ivan Duque, en Bogotá (Colombia). EFE/Mauricio Dueñas Integrantes del Escuadrón Móvil Antidistubios (Esmad) fueron registrados este viernes al detener a un manifestante, durante el segundo día de la jornada nacional de protestas en contra del Gobierno del presidente, Ivan Duque, en Bogotá (Colombia). EFE/Mauricio Dueñas

Enfrentamientos entre manifestantes y miembros del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) de la Policía en Bogotá empañaron este viernes el segundo día de protestas convocadas por la Federación Colombiana de Trabajadores de la Educación (Fecode) contra el asesinato de maestros y líderes sociales.

El lunar del segundo día de protestas, convocado por la Federación Colombiana de Educadores (Fecode), se vio empañado por los disturbios protagonizados por un grupo de jóvenes en la Universidad Distrital, en el centro de Bogotá, que derivó en la intervención del Esmad.

Los choques entre estudiantes y miembros del Escuadrón Móvil Antidisturbios de la Policía (Esmad) dejaron al menos una persona herida y varios contusos.

La situación, que surgió al caer la noche, generó atascos en las calles vecinas porque los vehículos particulares y de transporte público optaron por tomar rutas alternas. En apoyo a la Policía y al Esmad acudieron varias tanquetas que lanzaron chorros de agua y luego fueron atacadas con piedras y botellas.

La alcaldesa de Bogotá, Claudia López, que apoya las manifestaciones sociales sin violencia, dijo el miércoles que el Esmad y la Policía "tiene autorización expresa de intervenir instantáneamente ante cualquier uso de violencia en las protestas".

Además, aclaró que las protestas son contra el Gobierno Nacional y no el Distrital, por lo que hizo un llamado al Ejecutivo "para que concerte las razones de la movilización y encontrar soluciones para que disminuya la tensión con la ciudadanía".

DEFENSA DE LA "CLASE TRABAJADORA"

"Las manifestaciones de estos dos días han sido exitosas, lo que demuestran es que las movilizaciones siguen vivas porque defienden a la clase trabajadora, a los estudiantes y abogan por la vida", dijo a Efe el presidente de la Confederación General del Trabajo (CGT), Julio Roberto Gómez.

Añadió que los organizadores ratificaron "el paro nacional para el 25 de marzo, que incluirá un paro de diferentes sectores productivos del país porque las reformas que plantea el Gobierno afectarán a los trabajadores de esos sectores".

Al respecto Elías Fonseca, miembro de el comité ejecutivo de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), aseguró que los paros del año pasado y de este "están más que justificados porque el Gobierno Duque presentará (al Congreso) la reforma pensional que dijo que no iba a presentar".

CONVERGENCIA CIUDADANA

Al igual que en la jornada del jueves, las mayores manifestaciones tuvieron lugar en Bogotá en donde se mezclaron estudiantes, profesores, sindicalistas, camioneros, volqueteros y hasta un grupo de conductores del Sistema Integrado de Transporte Público (SIPT), que protestaban porque, según ellos, los iban a despedir injustamente.

También hubo marchas y plantones en Cali, Medellín, Barranquilla y Bucaramanga, en donde las autoridades no reportaron desórdenes y en donde hubo "participación de maestros, estudiantes y de otros sectores", según dijo el presidente de la CGT.

Al comenzar el día hubo intentos de bloquear los portales de Suba, las Américas y Usme, en donde pequeños grupos intentaron bloquear la movilidad. Los manifestantes partieron de diferentes puntos de Bogotá para avanzar hacia la Plaza de Bolívar, el corazón político del país, en donde se juntaron bajo una garúa que los acompañó en parte de la tarde. EFE.