Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE A EL OBRERO

Talibanes y EEUU preparan la firma del tratado de paz en nueva ronda negociadora

En la nueva ronda de conversaciones entre Estados Unidos y los talibanes afganos que comenzó este viernes en Catar, tras un parón de poco más de un mes, los equipos de ambas partes abordaron las preparaciones para la firma del acuerdo de paz, informaron los insurgentes.

"El equipo de negociación del Emirato Islámico (así se autodenominan los talibanes), dirigido por el jefe de la Oficina Política, Mullah Baradar Akhund, mantuvo una reunión con el equipo estadounidense, liderado por Zalmay Khalilzad, (y) conversaron sobre las (preparaciones) de la firma del acuerdo y su ceremonia", dijo a Efe el portavoz talibán Zabihullah Mujahid.

Ambas partes se tomaron un descanso en las conversaciones el pasado 12 de diciembre, tras seis días de negociaciones, para realizar consultas sobre las mismas a las partes.

Mujadid calificó de "productivas" las conversaciones mantenidas en esta nueva ronda que, afirmó, continuará durante "varios días", sin precisar más detalles.

También les otorgó el mismo calificativo otro miembro de la oficina de prensa talibán, Emran Khalil, quien en su cuenta de Twitter confirmó que abordaron "la firma del acuerdo y el mecanismo de retirada de las tropas extranjeras" y añadió que no hubo cambios en el borrador del acuerdo que se "completó" en septiembre.

"Esperemos que la fecha para la firma del acuerdo se revele pronto", señaló.

No obstante, ninguno de los portavoces hizo mención sobre el alto el fuego o la reducción de la violencia que Estados Unidos solicitó a los insurgentes en la ronda negociadora anterior, como paso previo a la firma del acuerdo.

El grupo insurgente ya advirtió a finales de diciembre pasado que "no tenía intención" de declarar un alto el fuego en Afganistán, aunque señaló que en las conversaciones con la potencia norteamericana sí discutieron sobre una posible "reducción en la escala e intensidad de la violencia".

La declaración de un alto el fuego o al menos ver reducida la violencia talibán es también la principal demanda del Gobierno afgano, excluido de las negociaciones, ya que los talibanes consideran al Ejecutivo de Ashraf Ghani como un títere de Estados Unidos.

Por ello, la firma de la paz que talibanes y estadounidenses llevan negociando un año en Doha, tras nueve rondas de contactos y un abrupto parón en septiembre ordenado por el presidente de EEUU, Donald Trump, abrirá el camino para unas posteriores conversaciones de paz intraafganas.

El borrador del acuerdo, que los talibanes esperan sellar sin cambios, contempla la retirada de Afganistán de más de 5.000 soldados estadounidenses de cinco bases, en los primeros 135 días tras la firma del pacto.

Los talibanes llevan casi dos décadas en guerra con el Gobierno afgano y con Estados Unidos, país que los desalojó del poder tras la invasión en 2001. EFE.