LA ZURDA

Las reformas en Polonia socavan la independencia judicial, advierte el Consejo de Europa

Las nuevas reformas de la justicia en Polonia, que después de haber sido adoptadas por el Congreso se someten el viernes al voto del Senado "socavan aún más la independencia judicial" en ese país, advirtió el Consejo de Europa.

En una opinión urgente publicada este jueves por la Comisión de Venecia, un órgano consultivo en cuestiones constitucionales, el Consejo de Europa se pronuncia sobre las enmiendas a las leyes sobre el poder judicial aprobadas por el Congreso polaco el pasado 20 de diciembre y que continúan su tramitación en la cámara alta.

En su texto, la Comisión de Venecia pone el acento en que "restringen la libertad de expresión de los jueces e impiden que los tribunales polacos examinen si otros órganos judiciales del país son independientes o imparciales, según la normativa europea".

También en que los jueces polacos "se enfrentan a la difícil situación de ser sometidos a procesos disciplinarios por asumir el Convenio Europeo de Derechos Humanos o las leyes de la UE y otros instrumentos internacionales".

Con esas enmiendas, todas las consultas sobre la independencia de los jueces se canalizan por la Sala de Revisión Extraordinaria y Asuntos Públicos del Tribunal Supremo, una "solución insostenible". Para el órgano del Consejo de Europa, ese procedimiento "parece ineficaz" y tiene dudas sobre la independencia de esa sala recién creada.

La Comisión de Venecia critica igualmente que la reforma reduciría la participación de los jueces en la administración de justicia, ya que los órganos de autogobierno serán sustituidos por otros cuyos responsables los nombrará el Ministerio de Justicia.

En este sentido, también hace notar que se produce un "aumento de la influencia del ministro de Justicia en los procesos disciplinarios". La Comisión de Venecia ya expresó en 2017 su "profunda preocupación" por la reforma judicial iniciada por el gobierno ultraconservador del partido Ley y Justicia (PiS), al considerarlo una "seria amenaza" a la independencia judicial.

Ahora constata que las nuevas enmiendas "no resolverán el conflicto, si no que al contrario, corren el riesgo de empeorar las cosas". Por ello, pide que se vuelva a la elección de los 15 magistrados del Consejo Nacional de la Judicatura por otros jueces y no por el Parlamento, y que se revise la composición y estructura de las nuevas salas judiciales creadas, así como reducir sus poderes.

En la misma línea, propone volver al anterior sistema de elección de candidatos para la presidencia del Tribunal Supremo, con el apoyo amplio de los jueces de ese órgano, y restaurar los poderes de la comunidad judicial en nombramientos, promociones y destitución de jueces. EFE.