LA ZURDA

El Sultán Haitham de Omán, el sucesor de Qabús toma relevo en tiempos convulsos

  • Escrito por Carles Grau Sivera
  • Publicado en Internacional

La muerte de Qabús bin Said al Said no tomó por sorpresa a la familia real de Omán, que rápidamente nombró y coronó a Haitham bin Tareq al Said. El nuevo sultán toma el relevo en un contexto de máxima tensión en Oriente Medio y tiene el reto de sustituir a una figura apreciada y crucial en toda la región por su papel neutral y de mediador.

Haitham (13 de octubre de 1954) subió al trono de Omán pocas horas después de que las autoridades anunciaran la muerte de Qabús, que reinó desde 1970 y falleció tras años de enfermedad de la que no se dieron a conocer los detalles.

En medio de una escalada de la tensión en Oriente Medio entre Estados Unidos e Irán, el deceso del equidistante Qabús hizo saltar las alarmas en la región, pero la Corte real de Omán reaccionó rápido lanzando una señal de estabilidad a todos sus vecinos del golfo Pérsico.

UN RELEVO INMEDIATO

"Tenía que hacerse de manera rápida para no dejar un vacío" de poder, asegura a EFE desde la capital, Mascate, el exvicesecretario general del Consejo de la Shura, Ahmed Ali al Mujaini.

Según el exfuncionario del órgano consultivo en el que están representadas las regiones del país, "la prioridad" de la familia real era designar al nuevo sultán antes incluso del funeral, lo que hizo que Omán sólo permaneciera pocas horas sin un gobernante.

"La situación en la región no dio margen a dejar al país sin un monarca durante tres días", agrega Al Mujaini, en referencia al periodo en el que el nuevo sultán tiene que ser elegido tras el deceso del anterior, según fue establecido en una norma de 1996.

"Se tuvo que solucionar la situación desde antes" de la muerte de Qabús, aseveró el exfuncionario. El difunto sultán estaba enfermo y el pasado diciembre viajó a Bélgica para someterse a un "chequeo médico", según la versión oficial.

El exconsejero admite que hay "grandes expectativas puestas en Omán de cara a (mediar en) la tensión entre Estados Unidos e Irán, que está escalando a un ritmo muy elevado". Precisamente, Omán había facilitado las negociaciones para el acuerdo nuclear de 2015 entre Teherán y las potencias del Grupo 5+1, compuesto por EE.UU., Rusia, China, Reino Unido, Francia y Alemania.

CONTINUISMO Y PACIFISMO

En su primer discurso a la nación este sábado, el sultán Haitham, prometió seguir los pasos de su predecesor y la misma política de apaciguamiento, apoyar la vía pacífica para la resolución de "todas" las disputas y tener relaciones amistosas con todas las naciones.

A sus 65 años y con una carrera política de más de 30 años, el exministro de Patrimonio y Cultura desde 2002 hasta la actualidad y mano derecha de su difunto primo, también estuvo al frente de la prestigiosa diplomacia omaní durante ocho años.

Por orden de Qabús, en 2013 Haitham fue el encargado de desarrollar el plan de reformas Visión 2040, impulsado por el mismo monarca, a quien se le atribuye la modernización del país en los años 70 y 80 tras derrocar a su padre en un golpe palaciego no sangriento.

Sin formación militar, al contrario que el anterior sultán y sus dos otros hermanos, se conoce poco de su vida privada, aparte de que una de sus grandes aficiones son los deportes, especialmente el fútbol.

Graduado en Oxford, ocupó puestos de distinta responsabilidad en el Gobierno y, en los últimos años, de convirtió en el favorito del difunto sultán para sucederle y dar aliento a la dinastía Al Said, que desde mediados del siglo XVIII está al frente del sultanato.

Desde hacía años, Qabús "lo estaba preparando para ver cómo reaccionaba y Haitham respondió muy bien. Por eso fue escogido", destaca Al Mujaini.

EL NOMBRE DEL HEREDERO, EN DOS CARTAS GUARDADAS BAJO LLAVE

Qabús, sin descendencia, estableció un plan para elegir a su heredero: dejó dos cartas guardadas con recelo en la capital, Mascate, y su ciudad natal, Salalah, con el nombre de su sucesor.

Los sobres debían abrirse justo después de su muerte y se cree que nadie conocía su contenido anteriormente, pero es posible que no fuera así. "Probablemente, sólo para estar preparados y para practicar la coreografía del funeral, (la familia real) abrió una carta (antes de la muerte de Qabús) y la otra después", indica Al Mujaini.

La delicada salud del casi octogenario monarca hizo que las autoridades se anticiparan a los acontecimientos y una de sus preocupaciones fue poner a punto una majestuosa coreografía, puesta en escena el 11 de enero durante la ceremonia fúnebre de Qabús.

Antes del entierro, Haitham había subido al trono sin dar lugar a dudas o a debates sobre quién debía suceder a Qabús, o sobre la verdadera voluntad del venerado sultán, que era el gobernante árabe que llevaba más años en el poder.

Tras haber evitado un periodo de especulaciones e inestabilidad política, el nuevo dirigente también tiene que hacer frente a retos internos, como las dificultadas económicas derivadas de la alta dependencia del precio del crudo, una elevada tasa de desempleo y el déficit fiscal. "Y todo esto debe llevarse a cabo en un contexto de inestabilidad regional", concluye Al Mujaini. EFE.