Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE A EL OBRERO

La Justicia belga consultará al Tribunal de la UE antes de pronunciarse sobre la entrega de Valtònyc

El rapero mallorquín Josep Miquel Arenas, conocido como Valtònyc (i), junto a su abogado, Simon Bekaert (d), tras la vista sobre su proceso, celebrada en Gante el mes pasado. EFE/Archivo 	   El rapero mallorquín Josep Miquel Arenas, conocido como Valtònyc (i), junto a su abogado, Simon Bekaert (d), tras la vista sobre su proceso, celebrada en Gante el mes pasado. EFE/Archivo

La Justicia belga preguntará al Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) sobre qué Código Penal español debe aplicarse en el caso de la euroorden española contra el rapero Valtònyc, si la de 2012, cuando se produjeron los hechos, o la de 2015, que prevé penas más severas.

La Corte de Apelación belga, que tenía previsto pronunciarse hoy sobre la extradición a España del rapero Josep Miquel Arenas, conocido como Valtònyc, decidió en su lugar plantear esta cuestión a la Justicia europea, por lo que no decidirá sobre el fondo del caso hasta que el tribunal con sede en Luxemburgo resuelva su duda sobre cómo aplicar la ley española.

"Es sobre la retroactividad de la ley penal, si el sistema judicial español puede aplicar de forma retroactiva una ley más severa e imponer una sentencia mayor por hechos del pasado", explicó el abogado del músico, Simon Bekaert, a la salida de la vista celebrada hoy en la ciudad belga de Gante.

El letrado incidió en que la cuestión prejudicial planteada al TJUE "no es sobre la sentencia en sí", sino sobre cómo afecta la posible retroactividad a la aplicación de la regulación europea en el caso de la euroorden. "La corte quiere saber qué ley penal española debe tener en cuenta, la de 2015 o la que existía en 2012.

La corte ha decidido no responder a esa pregunta por sí misma, sino preguntar a la corte europea en Luxemburgo", explicó Bekaert.

El abogado explicó que la corte belga ha tenido en cuenta que en 2012 (cuando tuvo lugar el delito de enaltecimiento del terrorismo), la apología podía castigarse con una sentencia de cárcel de un máximo de dos años, mientras que en 2015 "hicieron la ley más severa" y puede castigarse con un máximo de tres años, "lo cual supone una diferencia para la orden europea de arresto".

La Justicia belga esperará por tanto a recibir la orientación del TJUE, vinculante para su decisión, antes de decidir sobre la sustancia de la euroorden, algo que se podría demorar meses según los abogados del rapero. La siguiente vista en el Tribunal de Apelación belga está prevista para el 22 de enero, aunque Bekaert dijo que no cree que la corte en Luxemburgo habrá respondido la pregunta antes de esa fecha, por lo que es posible que se posponga una vez más.

El abogado consideró la decisión "una buena noticia", ya que implica que el tribunal belga ha sido "prudente" y "cuidadoso", y cree que "es bueno que el caso se lleve a un nivel más alto, al nivel europeo, para que podamos hablar a nivel europeo sobre libertad de expresión y opresión política".

El tribunal no ha llegado a pronunciarse sobre los otros dos cargos por los que España requiere la extradición de Valtònyc, esto es, injurias a la corona y amenazas.

Preguntado sobre si una potencial "sentencia de la corte de Estrasburgo" (el Tribunal Europeo de Derechos Humanos) influiría en el caso, Bekaert señaló que si esta se publica mientras el caso aún está pendiente en Bélgica, "entonces podría tenerse en cuenta". Por su parte, Valtònyc criticó que "España siempre quiere marear la pelota" y advirtió de que "ha intentado aplicar un Código Penal posterior a los hechos".

Lo "importante", dijo, es la decisión que tomó el juez de primera instancia belga, que en septiembre rechazó la extradición al considerar que los delitos por los que Valtònyc ha sido condenado en España no tienen equivalencia en la legislación belga y, por tanto, no se cumple el requisito de la doble incriminación necesario para ejecutar la euroorden.

Según el rapero "unas canciones no pueden ser terrorismo, que es lo que piensan todos y lo que piensa cualquier país democrático en Europa, que por una canción no se puede ir a prisión". Valtònyc coincidió con su abogado en que la decisión belga de plantear la cuestión prejudicial al TJUE "es una buena señal", ya que "a Bélgica no le interesa entrar en un conflicto con España y por tanto se pone un paraguas y decide que sea el Tribunal de Luxemburgo el que decida".

"Yo no he hecho nada. Creo que Europa tiene sus deficiencias, pero a diferencia de España no estamos cuarenta años para atrás. Creo que entenderán que unas canciones no pueden ser terrorismo con lo que pasa hoy en día en el mundo", añadió. Valtònyc está condenado en España a tres años y medio de cárcel por enaltecimiento del terrorismo, injurias a la corona y amenazas.

El rapero mallorquín debería haber entrado en la prisión en España antes del pasado 24 de mayo, cuando concluía el plazo otorgado por la Justicia española, pero, tras varias semanas en paradero desconocido, reapareció en julio en una rueda de prensa en Bruselas.