Quantcast
ÚNETE

Depardieu, Sarkozy y Valls, se pronuncian contra "el nuevo antisemitismo"

El actor galo Gerard Depardieu. EFE/Archivo El actor galo Gerard Depardieu. EFE/Archivo

Cerca de 300 personalidades de la política y la cultura francesa como el actor Gérard Depardieu o los exdirigentes Nicolas Sarkozy y Manuel Valls, firmaron hoy un manifiesto en el diario "Le Parisien" donde denuncian la aparición del "nuevo antisemitismo" provocado por islamistas radicales.

Escritores, cantantes, actores y políticos suscribieron así la idea defendida por quince intelectuales en un libro contra el "veneno del antisemitismo", que se publica en Francia el próximo miércoles.

"En nuestra historia reciente, once judíos han sido asesinados -y algunos torturados- por el hecho de ser judíos, a manos de islamistas radicales", apunta el escrito.

El texto recuerda en concreto la muerte de Sarah Halimi, de 65 años, golpeada y arrojada por la ventana de su domicilio en el centro de París el 4 de abril de 2017, si bien el agravante de antisemitismo no fue admitido por la justicia hasta diez meses después del crimen.

También mencionan el reciente asesinato de Mireille Knoll, de 85 años, superviviente de las persecuciones nazi durante la Segunda Guerra Mundial, que fue apuñalada hasta la muerte en su propia casa.

"Los franceses judíos tienen 25 veces más riesgo de ser agredidos que los ciudadanos musulmanes", señalan y aseguran que el 10 % de los hebreos del país han debido mudarse porque "no se sentían seguros en ciertos barrios".

Los intelectuales claman contra un "silencio mediático" y un cálculo electoral político porque el "voto musulmán es diez veces superior al voto judío".

"Al viejo antisemitismo de la extrema derecha se añade el de una parte de la izquierda radical que ha encontrado en el antisemitismo la excusa para transformar a los verdugos de los judíos en las víctimas de la sociedad", concluye.

Entre los firmantes también destacan las cantantes Françoise Hardy y Carla Bruni, el escritor Éric-Emmanuel Schmitt, los empresarios Xavier Niel y François Pinault, los filósofos Alain Finkielkraut y Bernard-Henri Lévy o el ex primer ministro socialista Bernard Cazeneuve.

El manifiesto pide a las autoridades religiosas del Islam que admitan la "obsolescencia" de los versos del Corán que llaman al asesinato de judíos, cristianos e infieles y que se haga frente a este "fracaso democrático" para que el antisemitismo se convierta en una causa nacional "antes de que sea demasiado tarde".