HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

La guerra de Ucrania: La historia del conflicto muestra cómo las guerras electivas acaban fracasando


  • Escrito por Edmund Adam
  • Publicado en Global
(Tiempo de lectura: 3 - 6 minutos)
Un agente de policía ucraniano se siente abrumado por la emoción después de consolar a las personas evacuadas de Irpin, en las afueras de Kiev, el 26 de marzo de 2022. La historia demuestra que las guerras lanzadas por razones nebulosas suelen volverse en contra de quienes las lanzan. (AP Photo/Vadim Ghirda) Un agente de policía ucraniano se siente abrumado por la emoción después de consolar a las personas evacuadas de Irpin, en las afueras de Kiev, el 26 de marzo de 2022. La historia demuestra que las guerras lanzadas por razones nebulosas suelen volverse en contra de quienes las lanzan. (AP Photo/Vadim Ghirda)

A lo largo de la historia, las guerras electivas como la de Ucrania -conflictos militares armados que los países emprenden sin razones convincentes y urgentes para actuar- han fracasado en su mayoría en la consecución de sus objetivos. Por el contrario, empeoran los problemas que pretenden resolver y a menudo se convierten en la perdición de quienes iniciaron el conflicto.

Uno de los registros escritos más antiguos de cómo se desarrolló esta dinámica se encuentra en la obra de Tucídides, el historiador y general ateniense que relató la Guerra del Peloponeso (431-404 a.C.) entre las ciudades-estado más poderosas de la antigua Grecia: Atenas y Esparta.

En su Historia de la Guerra del Peloponeso, Tucídides relata que en el año 416 a.C. los atenienses deciden por capricho invadir la isla de Melos, que, aunque era aliada de Esparta, no se unió a ésta en la guerra contra Atenas.

Las súplicas de justicia de los melianos cayeron en los oídos sordos de los atenienses, que exigieron que los melianos se rindieran, pagaran tributo y se unieran a la confederación de Atenas o se enfrentaran a la destrucción. La campaña terminó trágicamente con toda la población civil de Melos enfrentándose a todo tipo de atrocidades por negarse a rendirse a los atenienses, que veían en su poder desmedido una base suficiente para infligir graves injusticias. 

Intoxicados por el poder, la respuesta de los atenienses, según el relato de Tucídides, fue esencialmente: "El fuerte hace lo que puede y el débil sufre lo que debe". Este principio, según Tucídides, fue el motor de la agresividad de Atenas hacia sus vecinos.

Con el tiempo, alimentó la ira y el resentimiento profundamente arraigados entre los melianos y los ciudadanos de otras ciudades-estado, que buscaron venganza uniendo finalmente sus fuerzas a las de Esparta para derrotar a Atenas en el año 404 a.C.

Desencadenamiento de las caídas

Como ilustra la invasión rusa de Ucrania, la dinámica de la política de las grandes potencias no ha cambiado mucho en la historia más reciente. El atractivo del uso de la fuerza bruta para conseguir rápidas ganancias económicas y geopolíticas ha creado una marea de movilización militar que ha llevado a los países a la batalla.

La historia suele repetirse en el sentido de que esas batallas desencadenan la caída de la parte más fuerte que ha hecho correr la primera sangre innecesariamente.

En la década de 1930, los regímenes fascistas utilizaron las guerras ofensivas como consuelo cuando las promesas grandiosas resultaron vacías. Mientras la Gran Depresión se prolongaba, el italiano Benito Mussolini trató de desviar la atención pública de sus fracasos económicos mediante una serie de costosas aventuras militares en Grecia, la antigua Yugoslavia y Etiopía.

Estos episodios causaron estragos económicos a los italianos, más que gloria, antes de la entrada de Italia en la Segunda Guerra Mundial. La guerra aceleró la espiral descendente de Mussolini incluso entre su propia camarilla fascista, que lo derrocó en 1943.

En el mismo periodo de tiempo, Adolf Hitler pensó que Alemania necesitaba lebenstraum -espacio vital- para aliviar sus tensiones económicas. Entonces procedió a invasiones no provocadas de Checoslovaquia y Polonia para ampliar el territorio alemán, lo que desencadenó la Segunda Guerra Mundial en 1939. 

Para alcanzar su ideal de utopía racial, la guerra de Hitler no sólo desencadenó un genocidio de seis millones de judíos y una persecución a una escala que pocos podrían haber imaginado, sino que también minó toda la economía alemana y las capacidades militares del país.

El liderazgo delirante de Hitler acabó provocando una serie de derrotas y deserciones, que culminaron con intentos de asesinato contra el propio Hitler y, finalmente, con el colapso de la Alemania nazi y el suicidio del führer el 30 de abril de 1945. 

En Oriente Medio también se produjeron varias guerras electivas que marcaron el principio del fin de los regímenes que las libraron. La guerra de Muammar Gadhafi contra Chad (1978-87) es un ejemplo.

La invasión de Kuwait por Saddam Hussein en 1991 es otro.

Ambos regímenes imaginaron guerras de gloria nacional para luego sumir a sus países en atolladeros que se cobraron un enorme número de víctimas humanas y económicas y que mermaron gravemente la confianza de la población en sus dirigentes.

Por qué fracasan las guerras electivas

La guerra suele ser un fracaso en sí misma. Sin embargo, las guerras electivas constituyen un tipo especial de fracaso.

En primer lugar, pierden rápidamente el apoyo del público. Suelen comenzar con un ruido de sables y una narrativa que exalta un supuesto pasado heroico y prevé una guerra de gloria nacional, similar a la retórica del presidente ruso Vladimir Putin antes de la invasión de Ucrania.

Pero a medida que la guerra se prolonga y la inutilidad de la misma se hace más evidente, la gente empieza a cuestionar la importancia estratégica y los fundamentos morales de la guerra. Es difícil para los regímenes galvanizar a la opinión pública o mantener la disposición de la gente a aceptar los sacrificios asociados a la guerra - especialmente cuando es una fuga de recursos, causa dificultades económicas y reduce el nivel de vida.

Cuando esto ocurre, los regímenes se enfrentan a dos duras opciones. Una es admitir su error y dar marcha atrás. Eso rara vez ocurre. La segunda es suprimir las opiniones discrepantes, proyectar una imagen de apoyo popular a la guerra y mantener el rumbo a pesar de los errores que más tarde conducen a nuevos errores y conflictos dentro de la élite del poder.

Las guerras electivas suelen fracasar porque intentan eliminar viejas animosidades, pero en cambio crean otras nuevas. También destrozan los vínculos étnicos dentro de los territorios conquistados.

Esto da lugar a bombas de relojería que pueden estallar en cualquier momento, ya que pocas economías modernas pueden funcionar bien en un entorno hostil.

"Los imperios del futuro son imperios de la mente", dijo prescientemente Winston Churchill en un discurso de 1943 en plena Segunda Guerra Mundial.

Al parecer, Churchill se dio cuenta de que las guerras destinadas a la expansión territorial no garantizarán la seguridad nacional ni la prosperidad económica, y que el futuro pertenece a quienes invierten en educación, producción de conocimiento e innovación en lugar de librar guerras sin sentido que no crean más que miseria.

Traducción del artículo original publicado por Edmund Adam.

 

Periodismo riguroso
y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores y lectoras para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider