Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

Francia ha encontrado indicios de espionaje con Pegasus a 5 de sus ministros


Las investigaciones llevadas a cabo por las autoridades francesas para verificar un posible espionaje con los móviles de miembros de su Gobierno a través del programa de espionaje israelí Pegasus han permitido encontrar indicios de intromisión en los dispositivos de cinco ministros.

El sitio de información Médiapart, que ha consultado un documento confidencial con los resultados de esas inspecciones que se llevaron a cabo a finales de julio, explica que se trata de los teléfonos celulares de los titulares de Educación, Jean-Michel Blanquer; Cohesión del Territorio, Jacqueline Gourault; Agricultura, Julien Denormandie;, Ultramar, Sébastien Lecornu, y Vivienda, Emmanuelle Wargon.

Los análisis técnicos no han podido determinar si los móviles fueron realmente infectados por Pegasus o si únicamente fueron objeto de una identificación para una posterior tentativa de utilización de los aparatos medio para sustraer informaciones.

Los indicios de introspección datan esencialmente de 2019, aunque en algunos son de 2020. Anteriormente ya se habían hallado también en el teléfono de François de Rugy, que fue ministro de Ecología entre septiembre de 2018 y julio de 2019.

En ese caso eran trazas de que el teléfono había sido de objeto de una identificación, pero no de haber sido infectado. Según Médiapart, la inspección técnica realizada en julio también ha descubierto que una de las personas cuyos móviles presentaba huellas de algún tipo de acción de Pegasus era el de un miembro de la célula diplomática de la Presidencia francesa cuyo nombre no precisa.

De acuerdo con la investigación periodística del consorcio Forbidden Stories sobre Pegasus, revelada a finales de julio, uno de los potencialmente espiados era Franck Paris, consejero para África del presidente francés, Emmanuel Macron.

El consorcio afirmó entonces que uno de los móviles de Macron figuraba en una lista de objetivos del sistema de espionaje desarrollado por la empresa israelí NSO. Forbidden Stories aseguraba que Marruecos estaba implicado como cliente de esa compañía.

El Elíseo no había querido reaccionar entonces, más allá de indicar que si los hechos se confirmaban serían "muy graves". Su Gobierno, en cualquier caso, puso en marcha un proceso de verificaciones y procedió a un reajuste de algunos protocolos de seguridad.

La Justicia francesa, por su parte, abrió una investigación. Marruecos negó cualquier implicación y dijo que esas alegaciones formaban parte de una campaña en su contra.

Tras las nuevas informaciones de Médiapart sobre los cinco ministros, NSO aseguró que no son ni han sido "nunca" objetivo de Pegasus.