Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

El PP acusa a Sánchez y a Aragonès de querer "ganar tiempo" sin buscar acuerdos


El líder del PP de Cataluña, Alejandro Fernández, ha acusado al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y al presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, de usar la mesa de diálogo no para buscar "acuerdos reales", sino como pretexto para "ganar tiempo", a fin de mantener a flote sus "frágiles" gobiernos.

En una entrevista con Efe, el presidente de los populares catalanes ha lamentado la falta de "luz y taquígrafos" en la reunión de la mesa de diálogo que encabezaron Sánchez y Aragonès el pasado miércoles en Barcelona, en la que acordaron abrir negociaciones discretas y sin plazos para tratar de encauzar el conflicto catalán.

A su entender, Sánchez y Aragonès "son dos personas que lo que buscan es su supervivencia", y no un pacto, puesto que "saben perfectamente que lo que defienden uno y otro es incompatible".

En su opinión, la sola existencia de la mesa de diálogo "erosiona la democracia" española y "desprestigia" a sus instituciones. Según Fernández, al aceptar que los independentistas pongan sobre la mesa sus reivindicaciones de "amnistía y autodeterminación", el Gobierno está asumiendo de forma implícita "que España es una dictadura", dado que estas cuestiones, a su juicio, solo se pueden plantear en un escenario de "cambio de régimen" político.

"Es la gran irresponsabilidad del Gobierno de Sánchez: no dejar claro que no se puede hablar de amnistía y autodeterminación porque son figuras que no caben en el ordenamiento jurídico", ha recalcado.

El líder del PP de Cataluña ha rechazado las comparaciones entre esta negociación y los trabajos para la redacción de la Constitución Española durante la Transición, porque ahí sí había "una voluntad de acuerdo".

En este sentido, ha criticado que el Gobierno y la Generalitat hayan anunciado reuniones "discretas" para desarrollar este proceso de diálogo, porque desde su punto de vista no se puede convocar una mesa "a bombo y platillo" y "después pedir que no se explique lo que se habla".

"Que queden a cenar cuando quieran, pero cuando se hace una mesa la gente tiene derecho a la transparencia y a saber de qué se ha hablado exactamente allí", ha agregado.

También ha opinado sobre la crisis de esta semana en el Govern, después de que Junts propusiera incorporar a personas ajenas al ejecutivo catalán en la delegación catalana de la mesa de diálogo, un episodio que acabó con los de Carles Puigdemont fuera de la cita con el Gobierno, a la que solo acudieron representantes de ERC.

Para Fernández, se trata de una pelea entre ERC y Junts que no reviste "diferencia alguna" respecto a las discusiones que han protagonizado estos dos partidos en los últimos ocho años.

"Es el día de la marmota", ha sentenciado. El presidente de los populares catalanes también ha censurado el papel que está jugando el PSC de Salvador Illa, a quien ha definido como el "socio en la sombra" del independentismo.

Fernández ve como una "posibilidad real" que los socialistas salgan al rescate del Govern si la CUP, que votó la investidura de Aragonès en mayo, le niega el apoyo parlamentario para sacar adelante los presupuestos de la Generalitat para 2022.

El líder del PPC ha rechazado la apertura de una mesa de diálogo entre partidos catalanes como la que propone Illa, porque cree que solo serviría para "blanquear" la mesa entre la Generalitat y el Gobierno, a la vez que "vaciaría de contenido" el Parlament, que es donde a su entender deben debatir las formaciones catalanas.

Los populares, ha precisado, estarían dispuestos a participar en una comisión parlamentaria "legal", y "sin cordones sanitarios", que abordara cómo rehacer consensos entre catalanes.