HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

Sánchez ahonda su perfil internacional a la espera de los comicios claves para la gobernabilidad


(Tiempo de lectura: 2 - 4 minutos)

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, busca reforzar su perfil internacional con su posición ante el reconocimiento de Palestina como Estado en medio de un panorama político nacional que está a la espera del resultado de tres elecciones, algunas de ellas claves para la gobernabilidad.

Sánchez decidió dar un paso más en la apuesta de España por Palestina asumiendo un papel de puente entre Europa y Oriente Próximo que está queriendo plasmar en la serie de viajes que ha realizado en las últimas semanas.

El último de ellos el pasado viernes, en el marco de una gira que comenzó en Noruega, siguió en Irlanda y tendrá continuidad la próxima semana en Eslovenia y Bélgica.

Unas conversaciones que incluirán la preocupación por una escalada bélica en la región después del ataque iraní a Israel.

Su objetivo es sumar el mayor número de países posible al reconocimiento de Palestina, intentar que se haga efectivo de forma coordinada y lograr con ello un efecto llamada que anime a algunos socios indecisos a actuar de la misma manera.

Esa actitud cree que es la vía para intentar lograr una solución definitiva al conflicto de Oriente Próximo, que está convencido de que sólo será posible cuando se consiga un acuerdo para la coexistencia de dos estados, Israel y Palestina, que convivan en paz y seguridad.

Moncloa ve reforzado con estas gestiones el perfil internacional de Sánchez y de España, cuya voz asegura que se tiene cada vez más en cuenta después de que haya ido un paso por delante de la mayoría de socios europeos ante la situación en Gaza.

Rechazan a EFE fuentes del Gobierno que esa actuación, en contra de lo que le reprochan desde el Partido Popular, sea una huida de los asuntos de política nacional ante las dificultades existentes para que el Consejo de Ministros saque adelante sus iniciativas.

Prueba de ello destacan decisiones como la adoptada el pasado martes, cuando se iniciaron los trámites para eliminar el denominado 'visado de oro', el permiso de residencia concedido a consecuencia de inversiones inmobiliarias.

Citan igualmente la reunión que al día siguiente mantuvo Sánchez con diversos actores que intervienen en el sector inmobiliario y a los que transmitió que se ha propuesto como prioridad incrementar el parque de vivienda en alquiler asequible.

"El Gobierno sigue gobernando", subrayan las fuentes, que niegan asimismo un carácter electoral de esas decisiones en materia de vivienda o la ofensiva contra las leyes de memoria democrática de gobiernos autonómicos del PP y Vox, cuando se está en plena campaña de los comicios vascos y en la antesala de los que habrá en Cataluña y para el Parlamento Europeo.

Ninguno de los comicios, recalcan, va a determinar el signo del Gobierno, que aseguran que sigue teniendo como horizonte 2027.

Pero esas citas electorales, principalmente la de Cataluña el 12 de mayo, sí van a tener una repercusión directa en la gobernabilidad porque pueden afectar al juego de mayorías en el Congreso para que el Gobierno pueda ver avaladas en el Parlamento sus iniciativas.

El resultado que obtenga en esas elecciones Carles Puigdemont puede determinar gran parte de lo que ocurra en los próximos meses en la política nacional, pero desde Moncloa y Ferraz evitan elucubrar sobre el respaldo al expresident y las consecuencias que podría tener para la gobernabilidad en España.

El único mensaje que lanzan al unísono sitúa a Salvador Illa como el referente para el inicio de un nuevo tiempo en Cataluña.

Con la amnistía siguiendo su curso parlamentario y dando sus primeros pasos las comisiones de investigación del "caso Koldo" en el Congreso y el Senado, parece difícil que pueda rebajarse la crispación política, aunque el pleno de esta semana en la Cámara baja sí dio la sensación de que se había bajado algo el tono de los reproches mutuos.

Pero la triple cita electoral no facilita que pueda disminuir la tensión.

Sánchez va a estar muy presente en las campañas de las tres elecciones para poner en valor las políticas de su Ejecutivo, insistiendo en cuestiones como la vivienda o en los datos económicos que considera que demuestran la buena gestión que se está desarrollando en este ámbito.

Y aunque existe un sentir general de que la política internacional no es de los factores que más influyan a la hora de valorar en las urnas la gestión de un Gobierno, Sánchez pretende seguir ahondando en ese perfil tanto en la cuestión sobre Palestina como en otras.

Entre ellas, algunas sobre las que deben dirimir los líderes de los Veintisiete a las puertas de las elecciones a la Eurocámara del 9 de junio.