Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

La mujer en la política internacional, según María de Lluria


  • Escrito por María de Lluria
  • Publicado en La Zurda

“El delegado americano a la Conferencia del Desarme (1932), doctor Woolley, es una mujer que, según las manifestaciones hechas a un reportero del «Daily Herald», aboga entusiásticamente porque todos los países envíen al menos un delegado femenino a dicha Conferencia.

Opina el doctor Woolley que el hombre, políticamente considerado, ha fracasado en sus intentos y que la mujer es aún un enigma, y, por lo tanto, una esperanza, puesto que no se ha desflorado aún su inteligencia ni la ha subordinado a los convencionalismos económicopolíticos de las naciones. Además el hombre—siempre según miss Woolley—, considerando en forma abstracta los problemas mundiales, trata de los intereses que atañen a Francia, Alemania, Estados Unidos, etc., etc. La mujer no tiene la misma forma abstracta de juzgar las cuestiones; para ella, Francia, Alemania, Inglaterra, son países donde lo primero que su imaginación enfoca es que contienen «franceses, alemanes, ingleses».

Suprime la abstracción y va al núcleo, - es decir, a la serie de individuos que han de ser salvados, que hay a toda costa que evitar realicen hecatombes como las pasadas. Es humana y juzga humanamente todo cuanto con la Humanidad se relaciona, en vez de reducirlo a símbolos, abstracciones y mitos como los que a cada paso nos presenta la Historia, esa Historia que, según Paul Valéry, otro de los espíritus más avanzados que de dichos extremos se ocupan, falsea la verdad, resultando «el producto más nocivo que haya elaborado la química del entendimiento». La Historia, que todo lo justifica, pues para todo tiene ejemplos adecuados, sin «enseñar rigurosamente, absolutamente, nada que valga la pena aprender».

En el estado actual que el mundo presenta nada resalta tan peligroso como dejarse seducir por la Historia, que deberíamos arrinconar donde metemos los trastos viejos.”

(Fuente: El Socialista, número 7165)