Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE ⮕

Asurbanipal, ¿el león travestido?


Estatua de Asurbanipal en San Francisco / Dominio público Estatua de Asurbanipal en San Francisco / Dominio público

Muchos son los indicios que señalan el gusto de este rey por el ropaje femenino, aunque sacar deducciones sobre ello 28 siglos después puede llevar a error.

Asurbanipal (668 a.C.  627 a.C.) Fue el último gran rey de Asiria. Uno de los pocos monarcas de la antigüedad que sabía leer y escribir. Durante su reinado, la cultura asiria alcanzó su apogeo, un buen reflejo son los restos que se conservan de los palacios de Nínive. Era conocido con diversos nombres: en el Antiguo Testamento, es mencionado como Osnaper (libro de Esdras, 4:10), los griegos lo conocían como Sardanapal, y el historiador romano Marco Juniano Justino, le nombraba como Sardanapalus.



Muchas páginas sobre historia de personas transgénero le señalan a él como el primer rey trans. Los indicios són las tabletas en que señalan su afición por el travestismo. Sin embargo es necesario recordar de que disponemos de muchos más datos sobre el emperador Heliogábalo, de otros ilustres romanos o del poema de Gilgamesh.



El código de Hammurabi nos habla de las "salzikrum" (literalmente: mujeres-varón), también reconoce los derechos de estas sumo sacerdotisas a tomar una o más esposas,  a poseer propiedad o a tener la herencia al igual que el resto de los varones  mesopotámicos. Curiosamente este código no reconocía estos derechos al resto de las mujeres. Algunos historiadores hablan del gran poder político que llegaron a tener estas sacerdotisas.



En la antigua Mesopotamia, anterior a la llegada de los asirios, las costumbres y rituales asociados con el travestismo eran ancestrales. Por ejemplo, los sacerdotes de la antigua diosa de la tierra Ishtar en Babilonia llevaban vestidos femeninos, se señala que era para apaciguar a la deidad. Hay muchos indicios que en todo el Oriente Medio de la Antigüedad, esistía la presencia de sacerdotes travestidos, seguramente eunucos, unidos a diferentes diosas. En el caso de los sacerdotes de Attis, consorte de la diosa Cibeles, en el reino de Frigia, se señala que se castraron a sí mismos, ya que, según la mitología, el Dios había eliminado sus testículos sentado/a debajo de un pino. 

En Babilonia parece ser que el ritual de jóvenes que se cercenaban los testículos y el pene era bastante corriente y se realizaban mediante festejos anualmente. Aquellos que realizaban este sacrificio les entregaban ropas femeninas y podían vivir como tales. 

No parece que este fuera el caso de este poderoso monarca asirio. Pero señalarle como un rey trangénero u homosexual sería algo muy arriesgado. Estuvo casado con Assur-sharrat, mujer que jugó un importante papel político en su tiempo y con quien tuvo varios hijos. Su travestismo bien pudo ser un acto político intentando unificar un reino en eterno estado de sublevación, como el de Akhenaton en el siglo XIV a C, tampoco se puede desdeñar la teoría de que se sintiera del género femenino.