Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE A EL OBRERO

La creación de la Escuela de Chóferes de la Unión de Cocheros de Madrid

Cuando abordamos la historia sindical de cocheros y chóferes en Madrid aludíamos a la existencia de una escuela para enseñar a conducir automóviles a cocheros, con el fin de que se convirtieran en chóferes, y que fue creada por la Unión de Cocheros. Pues bien, en este artículo vamos a profundizar un poco más en el comienzo de esta iniciativa, que se produjo en 1910.

La escuela de chóferes pretendía que la transformación que se iba a producir en el ámbito del transporte con la irrupción de los automóviles no ocasionase prejuicios a los trabajadores de este ámbito. Fue, por lo tanto, una realización sindical de tipo formativo.

La escuela-garaje se abrió en la calle de las Navas de Tolosa número 9. Se disponía de un automóvil de la marca “Dietrich” de 24 caballos, que había costado a la Unión 500 pesetas, pero que hubo que adaptar para la enseñanza, ocasionando un elevado gasto de 1700 pesetas.

La iniciativa había sido gestionada por Eduardo Álvarez, Joaquín Villar, Baltasar de Sanrigoberto y Miguel González. El profesor-mecánico nombrado por concurso fue Francisco de la C. Jiménez. Debemos recordar que Álvarez fue uno de los sindicalistas más destacados del ámbito de los cocheros y chóferes en Madrid, promoviendo la compra de una de las principales empresas de la capital para convertirla en un taller colectivo. Llegó a pertenecer al Comité Nacional del PSOE, y sería elegido concejal de Madrid en los años veinte y treinta.

La creación de la Escuela fue motivo para celebrar una fiesta de inauguración, que se celebró el día 14 de marzo, donde se invitó a la prensa para que el público madrileño tuviera conocimiento de la misma. En el acto, el presidente de la Unión, a la sazón José Rodríguez Incógnito (que llegaría presidir la Junta Administrativa de la Casa del Pueblo de Madrid, además de pertenecer al Comité de la Agrupación Socialista Madrileña), explicó el trabajo realizado por la misma para que se pudiera poner en marcha la Escuela. También habló García Cortés.

La Unión pretendía solicitar al Ayuntamiento de Madrid que se la eximiese del pago de impuestos por el automóvil porque no se había adquirido para sacarle un rendimiento económico, sino con fines educativos, un proyecto que terminaría redundando en beneficio de los ciudadanos.

Hemos consultado el número 1254 de El Socialista. Podemos acudir también al trabajo de este autor, “Aproximación a la historia sindical de los cocheros y chóferes en Madrid entre los siglos XIX y XX”, en El Obrero (enero de 2020).

También hemos trabajado con el Diccionario Biográfico del Socialismo Español.

Doctor en Historia. Autor de trabajos de investigación en Historia Moderna y Contemporánea, así como de Memoria Histórica.