Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE A EL OBRERO

Susan Lawrence en el Congreso Laborista de 1930

En otro trabajo hemos estudiado el discurso que realizó Susan Lawrence en el Congreso del Partido Laborista en 1932. Pues bien, vamos a hacer lo mismo en este nuevo artículo con su intervención en el Congreso laborista de 1930. Es interesante acercarse, de nuevo, a esta infatigable luchadora y más en pleno gobierno laborista con un parlamento que no controlaba, y en medio de la crisis de 1929.

Recordemos que Susan Lawrence (1871-1947) perteneció al fundamental grupo de mujeres laboristas entre el siglo XIX y el XX. Fue una de las primeras diputadas, perteneció a la Sociedad Fabiana, luchó por las trabajadoras británicas en plena Gran Guerra, y tuvo un evidente protagonismo en las cuestiones relativas a Palestina en los años treinta.

Lawrence presidió el Congreso en octubre de 1930 y realizó el discurso inaugural, que intentó ser un repaso de los intentos de política social del gobierno laborista. La política socialista aludió a los problemas para gobernar del Partido que, como sabemos, había ganado las elecciones de 1929, y tuvo que hacer frente a las grandes dificultades económicas derivadas de la crisis. No pudo dejar de aludir a las cifras del paro, tanto en el Reino Unido como en Estados Unidos, en Alemania y en el resto del mundo. Pero el proteccionismo no era el remedio para combatirlo.

Lawrence consideraba que se estaba en la primera fase del camino de conseguir que las masas del pueblo se convirtieran a las ideas del socialismo. El gobierno encontraba grandes dificultades para sacar su política porque no tenía una mayoría clara. Aludió, en todo caso, al avance en el desarrollo del seguro de desempleo. También hizo referencia a la política fiscal en relación con el dinero que se conseguía para atender a pensiones de viudas y huérfanos. Calculaba que en el año siguiente se podría atender a 195.000 viudas. Por otro lado, para combatir el paro se había invertido una elevada cantidad de dinero para obras públicas. Se había intentado aumentar el trabajo en las minas en favor de los mineros, y se había reformado la renta en relación con la vivienda. El objetivo era ofrecer vivienda en el futuro a las familias en función de su número, no de sus ingresos. En relación al problema agrario anunció que el gobierno presentaría un proyecto de ley que, a buen seguro la Cámara de los Lores combatiría, pero el ejecutivo laborista estaba empeñado en sacar adelante. Terminó su discurso aludiendo a la cuestión india. Los laboristas querían que la India figurase en la Comunidad británica como otro Dominio con sus prerrogativas, es decir, una mejora sustancial desde su condición de colonia.

Podemos consultar el número 6763 de El Socialista, y el artículo al que aludíamos, y que publicamos en Tribuna Feminista.

Doctor en Historia. Autor de trabajos de investigación en Historia Moderna y Contemporánea, así como de Memoria Histórica.