Eduardo Montagut

Doctor en Historia. Autor de trabajos de investigación en Historia Moderna y Contemporánea, así como de Memoria Histórica.

La lucha de Emily Hobhouse contra los campos de concentración en la guerra anglo-bóer

Los campos de concentración no aparecieron con la llegada de los nazis al poder en Alemania. Los precedentes pueden encontrarse en la guerra civil norteamericana, en la guerra de Cuba de la mano del general Weyler y, sobre todo, en la guerra anglo-bóer. En este artículo nos acercamos a estos últimos, y a la lucha a favor de los prisioneros que desarrolló Emily Hobhouse (1860-1926).

El trabajo infantil en Dinamarca en el siglo XIX según Juan Almela

El tipógrafo Juan Almela Santafé fue uno de los fundadores de la Sociedad Tipográfica de Valencia en 1882, y cuatro años después estuvo en la creación de la Agrupación Socialista de Valencia. En 1889 pasó a residir en Barcelona, teniendo responsabilidad en su Comité durante un tiempo. Tuvo un gran protagonismo en el primer primero de mayo en Valencia. Fue esposo de Amparo Meliá, y padre de uno de los socialistas más destacados en el ámbito intelectual, Juan Almela Meliá. En su casa valenciana residía Pablo Iglesias cuando visitaba la capital levantina. Separado de su esposa, ésta pasaría con su hijo a residir en Madrid con Pablo Iglesias.

Antoni Rovira i Virgili ante los socialistas sobre el “problema catalán” en el verano de 1916

En un anterior artículo aludíamos al ciclo de conferencias que organizó la Escuela Nueva en la Casa del Pueblo de Madrid en 1916 bajo el tema, “El problema catalán”. En dicha pieza estudiamos la conferencia que dio Cambó -líder de la Lliga- sobre el nacionalismo catalán. Pues bien, no fue el único nacionalista que fue invitado a disertar ante un público socialista. También estuvo en el templo del movimiento obrero madrileño, Antoni Rovira i Virgili, que inauguró el ciclo a fines del mes de junio de dicho año.

Constitución

Una Constitución es un documento legal de rango fundamental por el que se rige la vida política de un país. Generalmente, consta de dos partes. Una de ellas se denomina dogmática. En ella se recogen los derechos y libertades que se reconocen y garantizan. Son los dogmas o postulados sobre los que descansa el sistema político definido en la Constitución. La segunda parte es la orgánica, es decir, donde se nombran y definen los poderes y sus relaciones entre sí.

El debate sobre la igualdad salarial entre hombres y mujeres en el ámbito de los servicios en 1931

En los primeros días de noviembre de 1931 se produjo un cierto debate en la prensa a cuenta del acuerdo adoptado en el ámbito de los servicios en relación con el salario de las dependientas y oficinistas, ya muy numerosas en aquellos momentos. Al parecer, se había aprobado en la negociación del Comité Paritario correspondiente (La Ley de Jurados Mixtos salió en la Gaceta de Madrid el 28 de noviembre, al poco de esta polémica que explicamos), que la remuneración de las dependientas fuera inferior en un 10% de las de los dependientes en cada una de las escalas existentes. Desde nuestra perspectiva podríamos pensar que se trataba de una clara discriminación en función del sexo, pero, en realidad, era una conquista porque el sueldo de estas trabajadoras había sido tradicionalmente muy bajo. Este acuerdo era, por lo tanto, un paso en la equiparación salarial.

A propósito de la exposición de los Brueghel: las alegorías

Uno de los apartados de la exposición sobre la familia de los Brueghel en el Palacio de Gaviria de Madrid está dedicado a las alegorías. Al parecer, Jean Brueghel el Joven era un verdadero maestro en las mismas a través de la representación mitológica, y la muestra da buena cuenta de su genio.

El análisis de Enrique Botana del movimiento obrero en Vigo en 1928

Enrique Heraclio Botana realizó en las páginas de El Socialista, a finales de diciembre, un análisis del movimiento obrero de Vigo en el año 1928, un material para profundizar en el conocimiento de esta cuestión en una de las capitales gallegas, en los momentos finales de la Dictadura de Miguel Primo de Rivera.

El sistema de partidos en el reinado de Isabel II

En el reinado de Isabel II las principales tendencias liberales siguieron siendo la moderada y la progresista, nacidas ya en el Trienio Liberal, pero que se fueron convirtiendo en partidos políticos más organizados, aunque distintos a las organizaciones de masas del siglo XX, ya que eran partidos de cuadros y élites. También aparecieron otros partidos, como el Demócrata y la Unión Liberal.

La política forestal del despotismo ilustrado

La Corona española siempre había defendido una política de fomento y protección de los plantíos de árboles desde una perspectiva de intervención en la lógica económica pre-liberal. El listado de disposiciones desde la época de los Reyes Católicos hasta el siglo XVIII iba en esa línea descrita, insistiendo en la obligación de fomentar el plantío de árboles, planteando duras sanciones contra la tala indiscriminada y la quema de arbolados, y regulando el aprovechamiento de los árboles para proporcionar madera, leña y carbón. La repetición de estas disposiciones plantea una realidad un tanto desoladora por sus incumplimientos.

Los socialistas ante la situación de los porteros madrileños en 1930

En un anterior artículo aludíamos al problema de la jornada laboral de los porteros madrileños cuando el Ayuntamiento de Madrid decidió que los portales por motivos de seguridad se cerraran a las once de la noche. La Sociedad de Porteros de Madrid, adscrita a la UGT en la Casa del Pueblo, protestó. Eso ocurría en el otoño de 1929. Pues bien, sabemos que un año después, en el final del otoño de 1930, volvió a ver un acuerdo municipal en ese mismo sentido, con la consiguiente protesta sindical. En este segundo caso, El Socialista, al que le había llegado dicha protesta, decidió contribuir a la misma con un artículo que analizaba el problema, solidarizándose con los trabajadores.

Pi i Margall y la proclamación de la Primera República

Este artículo es, en realidad, un comentario de un texto histórico importante en la Historia contemporánea de España y, especialmente deñ republicanismo. Estamos hablando de la circular que Pi i Margall envió a los gobernadores en el mes de febrero de 1873 dando noticia de la proclamación de la República, una vez que el rey Amadeo I había decidido abdicar y la Cortes, en virtud de la representación nacional, habían reasumido los poderes.

El fin de la discriminación de la mujer casada trabajadora en 1931

El 9 de diciembre de 1931 ha pasado a la Historia como la fecha de la aprobación de la Constitución de la Segunda República, pero en ese día también tiene su importancia porque se produjo un hecho capital en el progreso por la igualdad de la mujer, el Decreto del Ministerio de Trabajo, con Largo Caballero al frente, por el que se ponía fin a la discriminación que padecían las mujeres trabajadoras que se casaban. En este artículo recordamos esta disposición.

Ciencia

Uno de los factores que impulsaron la Revolución Científica en el siglo XVII tiene que ver el interés que el poder desarrolló hacia la ciencia en ese momento histórico. Sin lugar a dudas, las monarquías absolutas apoyaron a los científicos a través de varios medios, especialmente patrocinando instituciones e investigaciones. Se trata de un fenómeno histórico un tanto paradójico, ya que los sabios cuestionaron claramente muchas tradiciones científicas y los principios de autoridad y por otro lado, los reyes, garantes del orden establecido, apoyaron su trabajo, pero tenemos que tener en cuenta que esa ciencia no fue empleada por el momento para criticar al poder, algo que sí terminaría ocurriendo posteriormente en la época ilustrada y, además, debemos entender que las monarquías absolutas utilizaron el patronato regio sobre la ciencia como una forma de demostrar su inmenso poder, es decir, con un afán propagandístico, como estaban haciendo con las artes en plena explosión del Barroco. Algunas de las instituciones científicas que se crearon en este siglo perduran hoy en día, siendo de las más destacadas.

El Círculo Petrashevski en la Rusia zarista del XIX

Uno de los aspectos más interesantes en los ciclos revolucionarios europeos de la primera mitad del siglo XIX tiene que ver con las sociedades secretas, los grupos semiclandestinos, los clubs, etc. En este artículo nos acercamos a uno de ellos que, aunque no tuvo una actividad eminentemente revolucionaria si estuvo formada por intelectuales destacados que defendían cambios profundos en una Rusia absolutista en una Europa convulsa que buscaba superar el pasado.

Propaganda

La propaganda política sería la publicidad que se realiza para difundir las ideas políticas con el fin de influir en la opinión pública para que siga una determinada conducta o para influir en el voto. Existe una propaganda que se vale de técnicas de manipulación para que los destinatarios no adviertan la intencionalidad política, como ocurre con determinadas maneras de afrontar las noticias o en muchas de las publicidades institucionales de regímenes dictatoriales y democráticos. Estos tipos han otorgado a la propaganda política un marcado carácter peyorativo, junto con aquella propaganda que adapta de forma interesada el mensaje político a los diferentes sectores de la población.

Paz y conflicto social en el campo en tiempos de los Austrias

Frente a la mayor conflictividad social en el medio urbano, debida tanto a causas relacionadas con aumentos de la presión fiscal como a las periódicas crisis de subsistencias propias de la economía preindustrial, el campo en la época de los Austrias vivió una relativa paz social, con pocos paralelismos, por otra parte, con otros países en la misma época. Desde la resolución del conflicto de los payeses de remensa en Cataluña con la Sentencia Arbitral de Guadalupe dada por Fernando el Católico en 1486 el campo en la Monarquía Hispánica no volvió a vivir un conflicto tan fuerte como aquel, que duró un siglo. Solamente hubo movimientos de envergadura a finales del reinado de Carlos II, como la revuelta de los barretines en Cataluña entre 1688 y 1689 y, especialmente la Segunda Germanía valenciana de 1693.

La Juventud Socialista de Barcelona frente las Juventudes Radicales en 1913

Son conocidas las conflictivas relaciones que los socialistas y los radicales tuvieron en distintos momentos de la Historia contemporánea, desde la creación del Partido Radical hasta el final de la Segunda Repúblcia, solamente un poco más distendidas al comienzo de la formación de la Conjunción Republicano-Socialista, pero poco más. Lerroux y su Partido Radical siempre pertenecieron al universo republicano que menos gustaba al PSOE. Los socialistas nunca se fiaron de los radicales, a los que acusaron, entre otras cosas, de demagogos, oportunistas, y al final, de constituir una fuerza conservadora más. En el caso catalán, además, estaba el problema de la ocupación del espacio político y social no catalanista.

Órdenes

La Arquitectura clásica nos legó cinco órdenes.

El dórico es el primer orden arquitectónico. Carece de basa, es decir, el fuste arranca directamente del estilóbato, la última parte del estereobato, los escalones sobre los que se levanta el templo griego. El fuste está surcado por acanaladuras o estrías vivas. El capitel está formado por el equino y el ábaco. Por su parte, el entablamento, es decir, el elemento sustentado, está formado por el arquitrabe o dintel, el friso con triglifos, que recordarían el final de las vigas de madera de los primitivos templos, y las metopas donde se incluyen relieves, y, por fin, por la cornisa. El dórico es un estilo sencillo y robusto. Representaría la facultad de unir conceptos cuando se refieren a un mismo objeto, es decir, la memoria.

Suscribirse a este RSS