Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

Los civiles, las principales víctimas de la ofensiva talibán en Afganistán


  • Escrito por Baber Khan Sahel
  • Publicado en Global

Los combates por el control talibán de la ciudad afgana de Lashkargah han dejado 40 civiles muertos en las últimas 24 horas, mientras el Ejército llama a evacuar esta capital provincial, que se suma a otras asediadas por el rápido avance insurgente, que ha provocado la huida de casi 100.000 personas.

La Misión de la ONU en Afganistán (UNAMA) denunció ayer la muerte durante las últimas 24 horas en Lashkargah, capital de la provincia meridional de Helmand, de al menos 40 civiles, a lo que se sumaron 118 heridos, por los combates entre los talibanes y el Ejército.

Los intensos enfrentamientos, que se han prolongado durante días, han empujado al Ejército afgano a solicitar la evacuación de los civiles para acometer una operación de despeje por las fuerzas de élite.

"Los talibanes se esconden en casas de civiles, usan las casas como puestos de ataque y usan a los civiles como escudos humanos, por lo que no podemos llevar a cabo nuestra operación contra las casas de civiles", explicó a Efe el portavoz de la 215 Cuerpo Maiwand del Ejército afgano, Qader Bahadarzoy.

CASI 100.000 DESPLAZADOS

El incremento de la violencia por parte de los talibanes, que coincidió con el inicio de la fase final de retirada de las tropas extranjeras el pasado 1 de mayo, ha provocado el éxodo de miles de familias, una situación agravada además por las altas temperaturas del verano.

Solo en Lashkargah, al menos 5.000 familias (unas 35.000 personas) han sido desplazadas y algunas de ellas viven en tiendas de campaña improvisadas tras los intensos choques que vive la zona en estos últimos días.

Además "en las últimas dos semanas 14.000 familias (98.000 personas) se han registrado como desplazadas por los ataques y la inseguridad de los talibanes", informó a Efe el portavoz del Ministerio de Refugiados y Repatriación, Reza Baher.

La mayor parte de los desplazados proceden de las provincias donde se están produciendo fuertes ofensivas insurgentes, incluidas Kandahar, Helmand y Herat, situadas en el sur y el oeste del país, que padecen el asedio de sus capitales.

"Los desplazados dejaron todas sus pertenencias y tienen una gran necesidad de alimentos, refugio y atención médica", dijo Baher, y agregó que los continuos combates han obstaculizado su trabajo humanitario en estas provincias. "La situación es preocupante", remarcó.

En este sentido, la cifra real de desplazados podría ser superior a las ofrecidas por las autoridades afganas, que solo incluyen en el recuento a aquellas familias que se han registrado.

Por ejemplo, en las últimas tres semanas, 24.000 familias (168.000 personas) han sido desplazadas en la provincia sureña de Kandahar, señaló a Efe el director de Refugiados y Repatriación de Kandahar, Dust Muhammad Nayab.

"Los combates aún continúan en los distritos alrededor de Kandahar y en las afueras de la ciudad, provocando la huida de cientos de familias a diario", que tienen "una gran necesidad de alimentos, refugio, y servicios de salud", subrayó.

"Estamos preocupados; si la situación empeora, no podremos brindarles asistencia" y "nos enfrentaremos a una crisis humanitaria debido a la escasez de artículos comestibles y no comestibles. Es difícil abastecer las existencias cuando las carreteras que conducen a Kandahar no son seguras", concluyó Nayab.

NIÑOS DESPLAZADOS

Entre los desplazados por los choques, hay un significativo número de niños.

Según Save the Children, unos 80.000 niños han huido de sus hogares desde principios de junio, con una gran necesidad de alimentos, refugio y atención médica.

Muchos de ellos corren un mayor riesgo de ser obligados a contraer matrimonio a edades tempranas, a ser víctimas del trabajo infantil o reclutados por grupos armados, alertó la organización en un comunicado reciente.

"Hemos visto un aumento récord en el número de niños muertos o heridos en el fuego cruzado del conflicto", lamentó el director de Save the Children en Afganistán, Chris Nyamandi.

Por este motivo, "hacemos un llamado a todas las partes para que pongan fin a la violencia y protejan a los civiles, especialmente a los niños, y respeten sus obligaciones en virtud del derecho internacional humanitario. Deben hacerse todos los esfuerzos para llegar a un acuerdo de paz duradero", sentenció.

KABUL BUSCA APOYO INTERNACIONAL

El Gobierno afgano anunció hoy que "en los próximos días" buscará en dos conferencias en Doha el apoyo decisivo de la comunidad internacional para una solución política con los talibanes y el fin de la guerra.

"El objetivo de estas dos reuniones es mostrar la firmeza de la región y la comunidad internacional para presionar a los talibanes por medios políticos, para decirles que no solo se enfrentan al Gobierno afgano, sino que se oponen a un frente unido (por lo que) deben detener la guerra y llegar a un acuerdo político a través de negociaciones", subrayó en una rueda de prensa en Kabul el ministro de Exteriores, Haneef Atmar.