Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

Votar en teatros, mercados, iglesias y pabellones, otra singularidad del 14F


Muchos catalanes tendrán que votar el domingo en plateas de teatros, en mercados municipales, entre los bancos de iglesias, en canchas de baloncesto de pabellones polideportivos y hasta en hoteles: es otra de las singularidades del 14F, las elecciones autonómicas marcadas por la covid.

Algunos teatros, con aforos de espectadores reducidos al 50% por la pandemia, los pabellones polideportivos, vetados a la asistencia de público en las competiciones que albergan o las iglesias, que tienen reducida al 30% la asistencia de feligreses, han empezado a recibir las urnas que acogerán el domingo.

Ocho mercados municipales de Barcelona, el estadio del Nástic de Tarragona, el pabellón Fontajau de Girona, la iglesia de Cardona o el teatro l'Escorxador de Lleida son algunos de estos edificios emblemáticos que el domingo se convertirán en centro de votaciones.

Se trata de espacios amplios, buscados para aligerar la presencia de votantes en los colegios electorales tradicionales y donde se podrán garantizar las medidas sanitarias para evitar contagios de covid, espacios emblemáticos, y ahora camaleónicos, con más ventilación y donde se podrán organizar distintas colas de entrada y salida.

VOTOS DEPORTIVOS

La Generalitat, que tiene prohibida la asistencia de público a las competiciones deportivas, ahora permitirá a cientos de ciudadanos acceder de nuevo a emplazamientos deportivos, como el Nou Estadi de Tarragona.

La afición del Nàstic, que allí celebró en 2018 la permanencia del equipo en Segunda División, ahora vuelve al estadio para decidir si el actual gobierno catalán continúa en el terreno de juego.

Para sorpresa de los barceloneses, la necesidad de controlar los aforos en espacios céntricos y espaciosos también ha hecho que el Ayuntamiento de Barcelona ponga a disposición de la Generalitat ocho mercados de la capital catalana.

Por primera vez, los mercados de Sant Antoni, la Sagrada Familia, Hostafrancs, Sants, la Abacería, el Ninot, la Concepción y Gracia, algunos de ellos monumentos modernistas, dejarán de ser por un día centros de compra para transformarse en sedes electorales.

En el histórico edificio de Sant Antoni, donde los domingos previos a la pandemia se incorporaban libreros y coleccionistas, habrá 29 mesas, un equivalente a cuatro colegios electorales. La ciudad de Barcelona dispondrá de un total de 126 centros para votar, de los que 23 serán polideportivos y 21, espacios privados.

La COVID permitirá que algunos vecinos de Les Corts puedan acceder al recinto del Camp Nou, cuyo Auditorio 1899 acogerá urnas el 14F, pocas semanas antes de que también se instalen, el 7 de marzo, las mesas de votación para las elecciones a la presidencia del club azulgrana.

Cerca de este auditorio futbolero, y con espacio exterior propio, también se habilitarán para votar el Auditorio AXA y el Santuario de San Antonio de Padua. La mayoría de centros educativos que responden a las medidas requeridas podrán continuar ejerciendo de punto de votación, aunque reducirán el número de mesas habituales.

En Girona, el consistorio ha descartado los centros que no cumplían con los filtros sanitarios de ventilación y accesos y los sustituirá por los pabellones de Montfalgars y de Fontajau.

Esta vez, la pelota que normalmente ponen en juego en Fontajau el UNI Girona -último campeón de la liga femenina- y el Bàsquet Girona, presidido por Marc Gasol, será sustituida por urnas y papeletas.

Una situación similar ocurrirá en el Teatro Municipal de l'Escorxador de Lleida, que, tras acoger los comicios, abrirá sus puertas el 20 de febrero a la obra teatral "Herencia abandonada", de Lara Díez.

Esta obra, galardonada con el Premio Crítica Serra d’Or de 2019 al mejor texto de teatro en catalán, será la encargada de devolver a l'Escorxador a su quehacer habitual, las representaciones artísticas, aunque hay quien opina que las elecciones también tienen mucho de teatro.

Las urnas también llegarán este domingo al ámbito de la restauración de la mano de los hoteles Top Amaika y Volga de Calella (Barcelona), que habilitarán los vestíbulos de sus establecimientos para la jornada.

REZAR Y VOTAR

El voto más rogado será el que depositarán los electores en la Iglesia de Santa Bárbara de Súria (Barcelona), donde las campanadas de las 12 del próximo domingo darán la bienvenida a la siguiente tanda de votantes que no pertenecen al grupo de riesgo ni están en cuarentena, que tendrán que votar con las vísperas, entre las 19 y las 20 horas.

Las grandes ciudades catalanas no son las únicas que se ven obligadas a adaptarse a la situación sociosanitaria. Gisclareny (Barcelona), el pueblo más pequeño de Cataluña, con 26 habitantes censados, votará en el Centro Cívico El Cluset, y su vecino Sant Jaume de Frontanyà, con 30 habitantes, lo hará en su pequeño edificio consistorial.

Periodismo riguroso y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider