La deuda pública fue del 98,7% del PIB en septiembre al bajar 1.688 millones

La deuda del conjunto de las administraciones públicas se situó en 1.136.171 millones de euros en el tercer trimestre del año, un 98,7 % del PIB, después de haberse reducido en 1.688 millones respecto a junio, aunque se ha incrementado en 27.738 millones frente al mismo periodo de 2016.

Según los datos publicados hoy por el Banco de España, respecto al trimestre anterior, el porcentaje de deuda sobre el PIB se redujo más de un punto, ya que entre abril y junio se situó en el 99,8 %.

El nivel de endeudamiento sobre el PIB alcanzó su máximo en el primer trimestre de 2016 con un 100,8 % y cerró el pasado ejercicio en el 99 %.

La mayor parte de la deuda de las administraciones públicas corresponde al Estado, que la redujo en 4.359 millones, hasta los 810.435 millones (equivalente al 70,4 % del PIB), mientras que el mayor incremento lo experimentó la Seguridad Social, con 6.000 millones más, hasta los 10.766 millones de euros de deuda (el 0,9 % del PIB).

La deuda de las comunidades autónomas se redujo el 0,5 %, hasta los 284.407 millones (el 24,7 del PIB); en tanto que las corporaciones locales la disminuyeron el 5,7 %, hasta los 30.563 millones (el 2,7 % del PIB).

Además, las empresas públicas contabilizaron una deuda en el tercer trimestre de 38.441 millones, 178 millones menos que en el trimestre precedente, hasta representar un 3,3 % del PIB.

Desglosado, las empresas públicas propiedad de la Administración Central sumaron una deuda de 30.337 millones; las de las comunidades autónomas, 4.049 millones, y las de las corporaciones locales, 4.054 millones.

El porcentaje sobre el PIB de la deuda respecto al mismo periodo de 2016 aumentó en nueve comunidades autónomas y disminuyó en siete, mientras que en Andalucía se mantuvo estable.

Los mayores porcentajes de deuda con respecto a su PIB se registraron en Comunidad Valenciana (40,9 %), Castilla-La Mancha (36,4 %), Cataluña (35,1 %) y Baleares (30,8 %).

Por el contrario, las cifras más bajas se dieron en el País Vasco (14,6 % de su PIB) y Madrid (14,9 %).