La empresa Isolux recibe seis ofertas por distintas unidades productivas del grupo

MADRID, 03/07/2017.- Un centenar de trabajadores de Isolux se han concentrado ante las puertas de la sede antes de la celebración de la Junta para protestar por la situación de la empresa. EFE/Mariscal MADRID, 03/07/2017.- Un centenar de trabajadores de Isolux se han concentrado ante las puertas de la sede antes de la celebración de la Junta para protestar por la situación de la empresa. EFE/Mariscal

El grupo de ingeniería y construcción Isolux solicitará el concurso voluntario de acreedores -uno de los mayores de la historia empresarial española- con una deuda de 1.675 millones de euros y con seis ofertas sobre la mesa por diversas unidades productivas de la compañía.

El futuro de la empresa ha quedado en manos de tres administradores nombrados por la Junta de Accionistas tras la dimisión en bloque del consejo de administración, formado por el presidente, Nemesio Fernández-Cuesta y seis consejeros.

Fernández-Cuesta ha subrayado, en su intervención ante la Junta, que la empresa "se ha ganado el derecho a sobrevivir" y ha mostrado su confianza en que la ofertas recibidas "permitirán la pervivencia de la actividad empresarial".

Fernández-Cuesta ha dicho que la prioridad es mantener el número máximo posible de puestos de trabajo y ha agradecido su labor tanto a los trabajadores como a los directivos.

Antes de la Junta, el consejo de administración ha aprobado solicitar el concurso voluntario de acreedores ante los juzgados de lo mercantil de Madrid.

La solicitud afecta a siete empresas: Grupo Isolux Corsán, Corsán-Corviam Construcción, Isolux Ingeniería, GIC Concesiones, Isolux Corsán Servicios, Isolux Corsán Inmobiliaria e Isolux Energy Investments.

Estas empresas suman una plantilla de 1.992 trabajadores, de los que 1.108 corresponden a entidades con sede en España, incluidos 160 expatriados, y 888 a las afincadas en otros países.

Según Isolux, la empresa está al día en el pago de las nóminas y en las obligaciones relacionadas con la Seguridad Social y el IRPF.

El endeudamiento financiero total del grupo al cierre de abril era de 1.270 millones, de los que 557 millones están asociados a la financiación de proyectos.

Además, el grupo acumula una deuda con proveedores de 405 millones.

Al cierre del pasado ejercicio, Isolux tenía un patrimonio neto negativo de 802 millones.

Posteriormente, la Junta de Accionistas ha aprobado el nombramiento de los nuevos administradores.

David Pastor será presidente del consejo; David Vilella, vicepresidente: y el despacho especializado en reestructuraciones empresariales Fuster&Partners, representado por Enrique Medina, ocupará el puesto de vocal.

El consejo ha trasladado a los nuevos administradores las seis ofertas recibidas por distintos negocios del grupo.

Las ofertas se dirigen a negocios de la parte de ingeniería y construcción, según fuentes de la empresa.

"Corresponde decidir ahora a los nuevos administradores", ha dicho el ya expresidente de Isolux.

Fernández-Cuesta ha explicado que varias de las ofertas contemplan la absorción no sólo del personal directo de las obras sino también de un número importante de trabajadores de las áreas corporativas.

Al margen de estas ofertas, Isolux firmó una opción de venta de su negocio de aparcamientos con Oak Hill que proporcionó al grupo dinero suficiente para pagar las nóminas de los últimos meses.

La Junta ha aprobado todos los puntos del orden del día, entre ellos las cuentas de 2016, la gestión del consejo y la modificación de los estatutos de la sociedad y del reglamento de la propia Junta para adaptarlos a la nueva administración.

La solicitud del concurso de acreedores no se ha sometido a los accionistas.

De hecho, el punto 4 del orden del día, referido a la evaluación de la situación patrimonial del grupo y a la toma de las "medidas oportunas", se ha retirado tras la decisión del consejo de solicitar el concurso.

Un grupo de trabajadores de Isolux, con banderas y pancartas, se ha concentrado ante las puertas de la sede desde antes de que comenzara la Junta de Accionistas para protestar por la situación de la empresa.

CCOO ha acusado a la dirección de Isolux de querer recortar el 75 % de la plantilla y ha pedido al Gobierno que intervenga para averiguar las "verdaderas" causas de la situación de la compañía.

El sindicato ha recalcado que "no va a permitir" una actuación que puede suponer la pérdida de 1.104 empleos en España.

Según CCOO, mañana está prevista una movilización ante la sede madrileña de CaixaBank, primer accionista de Isolux.