El mercado de trabajo empeora y se desacelera en noviembre

  • Escrito por CCOO
  • Publicado en Economía

Noviembre ha sido un mal mes para el empleo: el paro registrado sube 20.525 personas en (4.113 personas en términos desestacionalizados), la segunda mayor subida en este mes desde 2012, en plena crisis, y se sitúa en 3.198.194 personas en paro. Además, el 90% de los contratos firmados en noviembre son temporales.

Aumentan asimismo las personas ocupadas que siguen apuntadas en las oficinas de empleo buscando una mejora de empleo, reflejo de la precariedad laboral del empleo creado. En noviembre había 3.439.862 personas no ocupadas buscando trabajo: a los 3,2 millones de personas en paro se añaden 241.678 personas no ocupadas buscando trabajo, y suben hasta 1.117.317 las personas que buscan una mejora de empleo, un empleo especializado o tienen disponibilidad limitada. En total, 4.485.284 personas buscan trabajo mediante los servicios públicos de empleo, 72.000 más que en octubre.

La afiliación media a la Seguridad Social cae en noviembre en 53.515 personas y se sitúa en 19.378.878 personas (el 47% mujeres y el 11% población extranjera).Es el peor dato de un mes de noviembre desde el fin de la recesión, aunque en términos desestacionalizados el dato es positivo y registra un aumento de 30.610 personas afiliadas en noviembre. La creación anual de empleo se modera ligeramente hasta 431.254 personas. El elevado volumen de altas y bajas en afiliación muestra la fragilidad del empleo y la gran flexibilidad que disfrutan las empresas: el 29 de noviembre las empresas y empleadores dieron de baja a 112.000 personas y de alta a 88.000 personas.

La protección por desempleo sigue siendo muy baja y se incrementa la brecha de género. La tasa bruta de cobertura del paro de las mujeres está 11 puntos por debajo de la de los hombres.

La responsable de empleo de CCOO ha insistido en la necesidad de derogar la reforma laboral, en especial los aspectos más lesivos, que han “flexibilizado al máximo el despido y han elevado la precariedad laboral”. Precariedad laboral y rotación en el empleo que alcanza elevadas cotas: en 2018 se firmaron 8,5 millones de contratos temporales con una duración no superior a 1 mes de los que además la gran mayoría (70%) contaba con una duración no superior a 1 semana.

Por otro lado, afirma Lola Santillana, “la inestabilidad política no ayuda a mejorar la situación”. “Es urgente la constitución de un gobierno progresista, que apruebe unos PGE sociales y derogue los aspectos más negativos de la reforma laboral, al tiempo que fomente un cambio estructural del aparato productivo, promueva el uso eficiente de los recursos públicos en todos los niveles de la Administración y ayude a recuperar la demanda interna”.