Los empresarios catalanes piden estabilidad política para que Cataluña crezca

BARCELONA, 02/12/2019.- La ministra de Economía en funciones, Nadia Calviño (3i), acompañada por la Consellera d, Empresa i Coneixement de la Generalitat de Catalunya, Angels Chacón (3d), por el presidente de PwC España, Gonzalo Sánchez (2i), el socio director de PwC en Cataluña, Ignacio Marull (d), el presidente del Foment del Treball, Josep Sánchez Llibre (i) y el presidente del Cercle d, Economía, Javier Faus (5i), esta tarde durante el acto de presentación del informe de la consultora PwC "Temas candentes de la economía catalana", celebrado en la sede de Foment del Treball Nacional. EFE/ Andreu Dalmau BARCELONA, 02/12/2019.- La ministra de Economía en funciones, Nadia Calviño (3i), acompañada por la Consellera d, Empresa i Coneixement de la Generalitat de Catalunya, Angels Chacón (3d), por el presidente de PwC España, Gonzalo Sánchez (2i), el socio director de PwC en Cataluña, Ignacio Marull (d), el presidente del Foment del Treball, Josep Sánchez Llibre (i) y el presidente del Cercle d, Economía, Javier Faus (5i), esta tarde durante el acto de presentación del informe de la consultora PwC "Temas candentes de la economía catalana", celebrado en la sede de Foment del Treball Nacional. EFE/ Andreu Dalmau

Los empresarios catalanes piden estabilidad política para permitir que la economía catalana pueda crecer "con todo su potencial" y consideran posible que, si este escenario se hace realidad, Cataluña pueda recuperar el liderazgo como motor económico de España.

Ésta es una de las principales preocupaciones de los empresarios catalanes, según revela el informe de la consultora PwC "Temas Candentes de la Economía Catalana", elaborado a partir de la opinión de una amplia representación del empresariado y que se ha presentado este lunes en la sede de la patronal Foment del Treball.

Los directivos creen que, si la inestabilidad política no lo impide, Cataluña "será capaz de dejar de crecer por debajo de la media del conjunto de España" y podrá volver a retomar su papel histórico de motor de la economía española.

A su juicio, incertidumbres externas como el "brexit" e internas como la inestabilidad de los últimos meses "pueden haber afectado a las inversiones y a la creación de nuevas oportunidades".

El empresariado está además preocupado especialmente por la polarización de la sociedad catalana y los efectos económicos adversos que ésta pueda tener.

Preguntados por las consecuencias que podría tener el traslado de las sedes sociales de las empresas catalanas fuera de Cataluña, el documento destaca que no hay una opinión unánime, aunque casi el 75 % defiende la necesidad de una mayor seguridad jurídica y estabilidad política para conseguir que éstas vuelvan.

Entre las principales inquietudes del empresariado catalán, aparecen la demografía, la formación, el turismo, la innovación, las infraestructuras o el sector financiero.

Durante la presentación del informe, el socio responsable de PwC en Cataluña, Ignacio Marull, ha destacado que "la economía catalana se encuentra en una fase de desaceleración, al igual que el conjunto del país, pero, sin embargo, hay una gran oportunidad para las empresas catalanas, para lo cual es necesario que se recupere la estabilidad política y se genere la confianza necesaria para atraer inversiones".

El informe, elaborado entre febrero y julio de este año, se ha presentado en un acto al que ha asistido la consellera de la Economía, Nadia Calviño; la consellera de Empresa y Conocimiento de la Generalitat, Àngels Chacón; y el presidente de PwC; Gonzalo Sánchez; y el presidente del Círculo de Economía, Javier Faus.