Las peticiones de la banca española al BCE caen a niveles de junio de 2016

Las peticiones de la banca española al BCE caen a niveles de junio de 2016 / EFE Las peticiones de la banca española al BCE caen a niveles de junio de 2016 / EFE

La banca española redujo de nuevo en octubre las peticiones de liquidez al Banco Central Europeo (BCE) hasta los 134.454 millones de euros, 11.381 millones menos que un mes antes, y lo que supone su nivel más bajo desde junio de 2016.

El Banco de España ha publicado este jueves los datos de financiación del Eurosistema a entidades de crédito que operan en España que incluyen los créditos denominados TLTRO (en inglés), un tipo de financiación a largo plazo que se concede a la banca en condiciones ventajosas para que ésta la traslade a la economía real en forma de créditos.

Según los mismos datos, por el contrario, las solicitudes de fondos a corto plazo registraron un alza, hasta 99 millones de euros, frente a 97 del mes previo, pero muy por debajo de los 231 millones de marzo de este año.

Respecto al total de los bancos de la zona del euro, sus peticiones de financiación al BCE también se redujeron en octubre hasta los 663.748 millones de euros, desde los 686.874 millones de septiembre, con lo que se sitúan en mínimos desde marzo de 2017.

Las solicitudes de liquidez a corto plazo del conjunto de entidades de la zona del euro también se redujeron hasta los 1.852 millones, desde los 2.445 millones de septiembre.

Los datos del Banco de España muestran que el saldo vivo del programa de compra de deuda pública y bonos que puso en marcha el BCE, cuyo objetivo era estimular la economía europea, creció ligeramente en octubre, hasta los 330.741 millones, ligeramente superior a los 330.627 millones de septiembre.

Los bancos centrales habían destinado en la zona euro 2,607 billones de euros a este programa de compra de activos, un volumen ligeramente inferior al del mes previo (2,610 billones).

El BCE puso en marcha el pasado 1 de noviembre un nuevo conjunto de medidas para apoyar la economía ante la desaceleración, entre las cuales figura reactivar el programa de compras de deuda por valor de 20.000 millones mensuales.