¡Únete!

CCOO denuncia el acoso sexual de los clientes de hoteles a las camareras de piso

CCOO de Canarias ha denunciado este jueves las frecuentes situaciones de acoso sexual que sufren las camareras de piso cuando trabajan en los hoteles por parte de los clientes de esos establecimientos.

Muchas de ellas relatan "sustos habituales" en los que algún cliente se sobrepasa con ellas o se les insinúa sexualmente cuando están en la habitación del hotel realizando su trabajo, ha indicado el secretario general de Servicios de Comisiones Obreras en las islas, Ignacio López.

Aunque estas situaciones son frecuentes, la mayoría de las veces no se denuncian debido a la vergüenza, por miedo a perder el trabajo o por temer a que los empresarios no las crean, ha asegurado López.

Para concienciar sobre los riesgos que sufre este colectivo, Comisiones Obreras ha puesto en marcha una campaña -"El cliente no siempre tiene la razón"- para divulgar la situación con el objetivo de que los empresarios adopten medidas para evitarlos, ha dicho la secretaria de Salud Laboral de Servicios Estatal de CCOO, Ángeles Balué.

La campaña destaca que las camareras de piso "no son un detalle del hotel" con sus clientes y propone a las empresas diversas iniciativas para evitar el acoso sexual.

Así, por ejemplo, el sindicato pide que las camareras de piso dispongan de botones antipánico o teléfonos para estar en contacto con el resto del equipo ante casos de emergencia.

También insta a mantener la puerta de la habitación abierta y bloquear el acceso de entrada con los carros de limpieza.

Asimismo, pide que la camarera de piso no limpie nunca una habitación si el huésped permanece dentro y, en caso de que la trabajadora se encuentre limpiando la habitación y el huésped solicite entrar, salga de ella y regrese más tarde.

Al realizar una entrega extra de toallas, artículos de aseo o del servicio de habitaciones, el personal no debe entrar en la habitación, o hacerlo en parejas, recomienda el sindicato.

También es necesario evitar trabajar aisladas, garantizar que el número de empleadas es apropiado para cada tarea y para cada momento del día, y extremar las precauciones en los turnos de noche, más vulnerables.

CCOO pide también que todas las dependencias del hotel, como pasillos, escaleras de emergencia, almacenes, cuartos de almacenaje, cuenten con iluminación de detección de presencia.

Igualmente, pide que los hoteles se doten de los servicios de seguridad necesarios en caso de incidentes y que haya libre elección de uniforme (falda o pantalón).

En caso de daños físicos o psíquicos, por agresión verbal o física, abuso o violación, las empresas deben poner a disposición de la afectada todos los medios sanitarios y jurídicos posibles, asumiendo su coste, así como el reconocimiento de accidente laboral, ha propuesto Balué.

Hay empresas que ya cuentan con un protocolo antiacoso, como la cadena Meliá, pero la mayoría de los establecimientos carecen de él, ha dicho la representante de CCOO.