La banca congeló en agosto sus peticiones de fondos al BCE

La banca congeló en agosto sus peticiones de fondos al BCE / EFE La banca congeló en agosto sus peticiones de fondos al BCE / EFE

La banca española congeló en agosto sus peticiones de liquidez al Banco Central Europeo (BCE), ya que se situaron en 148.513 millones de euros, el mismo volumen solicitado un mes antes, y que supone la tasa más baja desde marzo de 2017.

Según los datos publicados este viernes por el Banco de España, aunque en agosto el volumen de financiación solicitada al BCE se congeló, en el mes previo sí se registró una importante reducción de 15.649 millones de euros.

Estos datos del Banco de España incluyen los créditos denominados TLTRO (en inglés,) un tipo de financiación a largo plazo que se concede a la banca en condiciones ventajosas para que ésta la traslade a la economía real en forma de créditos.

Por su parte, las solicitudes de fondos a corto plazo se elevaron hasta los 152 millones de euros, desde los 147 del mes previo, aunque siguen siendo muy superiores a los 44 millones registrados un año antes.

La información del Banco de España también pone de manifiesto que en el conjunto de la zona euro, los bancos centrales redujeron levemente en agosto sus peticiones de liquidez al BCE.

En concreto, esta caída fue de 94 millones de euros, hasta los 692.543 millones.

En cuanto a la liquidez a corto que pidieron estas entidades en el conjunto de la zona euro, el volumen solicitado cayó hasta los 3.236 millones, desde los 3.716 millones de julio.

Los datos del Banco de España también muestran que el saldo vivo del programa de compra de deuda pública y bonos que puso en marcha el BCE, cuyo objetivo era estimular la economía europea, se redujo en agosto hasta los 330.559 millones de euros, desde los 332.141 millones de julio.

En el conjunto de la zona euro, los bancos centrales habían destinado en total 2,612 billones de euros a este programa de compra de activos, un volumen levemente inferior al del mes previo (2,617 billones).

Esta información del Banco de España se conoce justo un día después de que el BCE anunciara un nuevo paquete de medidas para apoyar la economía ante el debilitamiento económico, y entre ellas acordó reactivar el programa de comprar de deuda de la zona del euro por valor de 20.000 millones mensuales desde el próximo 1 de noviembre.